Viajar a, escapadas, diarios y experiencias de viaje.
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseFacebookTuentiConectarse

Comparte | 
 

 Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 16 Feb 2011 - 20:57

Día 10 de agosto de 2010. Kaliurang y Yogyakarta (2ª parte)

Estuvimos un buen rato observando a los monos. Había muchas madres con crías, y un macho que parecía ser el dominante en el grupo. El macho hacía lo que le daba la gana con los demás, y se pasaba el rato mirándose los genitales y haciendo cositas con las monas. Los demás monos se dedicaban a correr de un lado para otro a toda velocidad, parecían divertirse mucho! Nos entretuvieron un buen rato, hasta que decidimos ir tirando hacia la salida, que imaginábamos más lejos. Sin embargo, en apenas unos minutos ya estábamos al lado de la fuente que hay junto a la puerta de entrada. Paramos un momento a observar las raíces de un árbol, que formaban un arco, y entonces… plaf! Me cayó un chorrito líquido desde arriba, argh! Me aparté rápido y apenas me rozó un poco el pelo, pero vamos, que un simpático mono había intentado utilizar mi cabeza como orinal improvisado… se me había meado encima! icon_baeh Migui me ayudó a limpiarme bien, y como afortunadamente casi no me había tocado el pis del mono, en un par de minutos estuve limpia.


Mono con cara de no haber roto nunca un plato


Una madre con su cría


Monos en los árboles


Camino que pasaba bajo las raíces de un árbol, cerca de la entrada

Salimos del recinto del parque forestal y pasamos de nuevo ante un montón de puestos; vendían muchos plátanos, aunque había menos actividad que antes. Aún no teníamos hambre, así que esperaríamos a comer cuando llegásemos a Yogyakarta. Sin embargo, nos apetecía picar algo, y volvimos al café de antes a comprar una bolsa de patatas fritas (7.500 las patatas, 1.000 por usar el baño). Cogimos unas Lays. Como aún teníamos otra bolsa de la compra de la mañana, nuestra comida improvisada serían unas patatas con sabor a salmón teriyaki y otras de alga nori. Luego bajamos a la parada de minibuses, donde un conductor nos dijo que en un rato saldría hacia Yogya, y que podíamos entrar ya si queríamos. Yo me senté dentro, y estuvimos un rato esperando y comiéndonos las patatas: las de salmón estaban buenísimas. Estaba mirando hacia fuera cuando, de repente, me di cuenta de que había un tío con una réflex que había metido la cabeza por otra ventanilla y me estaba haciendo fotos! Para flipar, vamos! Cuando se dio cuenta de que le había visto se disculpó y se piró. Yo estaba a cuadros… confused


Puesto de plátanos en el pequeño pueblo


El aparcamiento de Kaliurang, con las colinas al fondo


Estas Lays están buenísimas

Mientras esperábamos estuvimos viendo pasar a la gente; vimos cómo un señor hacía pompas de jabón gigantes, y el batmóvil-tren andaba también por allí. No había mucho que hacer en la parada, así que nos entretuvimos como pudimos para hacer más corta la espera.

Por fin regresó el conductor, y subió alguna gente más. El trayecto hasta Yogyakarta se hizo de nuevo muy largo; hubo un momento en que el coche incluso se metió en una finca para cargar unos sacos de mercancía, y tuvimos que esperar bastante. Justo frente a nosotros iban sentadas unas chicas jóvenes, que al principio sonreían tímidamente al vernos, y luego, pensando que no nos dábamos cuenta, se pusieron a hacernos fotos con el móvil, disimulando muy mal. Total, que cogí la cámara y les hice yo una foto a ellas, que reaccionaron con bastante vergüenza. xDD


Las chicas que nos hacían fotos con disimulo

Durante el trayecto había zonas de tráfico lento, y tardamos mucho en llegar a la ciudad. Por el camino podías saber más o menos la distancia que quedaba, porque en los rótulos de todos los negocios aparecía la dirección, y el km. de la carretera en el que nos encontrábamos. Se nos hizo un poco eterno, pues los kilómetros pasaban con una lentitud pasmosa. Cuando finalmente vimos que entrábamos en la ciudad, respiramos aliviados. Pagamos el trayecto (de nuevo 20.000 rp. por los dos) y luego cogimos un autobús desde la zona norte hasta el extremo sur de Malioboro, cerca de donde están el Kraton y el Castillo del Agua, para intentar ver algo en la ciudad. Sabíamos que era un poco tarde, pero por intentarlo no perdíamos nada…

Tuvimos que caminar un poquito hacia el sur de la ciudad, hasta que llegamos a una gran explanada descubierta tras la cual se veía ya el Kraton; fue construido en el siglo XVIII, y todavía vive en él el sultán actual. Hacía mucho calor y no había sombras bajo las que cobijarnos, de modo que apresuramos el paso. Cuando llegamos frente al Palacio, acababa de cerrar, como temíamos (eran las 14:00). Decidimos intentarlo con el Taman Sari, el Castillo del Agua, y echamos a andar hacia allí. No era fácil orientarse por aquellas callejuelas, y tuvimos que preguntar varias veces. Al final, dando un pequeño rodeo, llegamos a un callejón que supuestamente conducía allí, pero no lo encontramos.


El Kraton

De pronto apareció un tipo que nos dijo que tenía una tienda de batik y le preguntamos por el Castillo. Dijo que nos indicaría el camino, pues al parecer una de las entradas estaba junto a su tienda, y luego intentó llevarnos a ella, pero pasamos de él; la verdad es que nos dio incluso un poco de mal rollo aquel hombre ops En cualquier caso, habíamos conseguido llegar, y entramos. Pero en aquella parte tan sólo quedaban unas ruinas bastante desangeladas, y no había nada muy interesante que ver, la parte bonita del Taman Sari estaba ya cerrada. Al final decidimos salir de allí, la zona no nos daba mucha confianza. Lo único que nos gustó fueron las pequeñas obras de arte callejero que se encontraban en algunas calles; había extrañas esculturas y muchos murales en las paredes, que rebosaban creatividad.


Taman Sari: nosotros vimos esta parte...


Pero en realidad es así (imágenes tomadas de google)


Arte callejero en Yogya





Tras una breve parada para comprar agua, fuimos dando un largo paseo hasta el norte de Malioboro, y después giramos en Sosrowijayan, donde innumerables conductores de becak (los rickshaws de Java) nos salían al paso para ofrecernos sus servicios. No les hicimos caso, y nos metimos por el Gang I, hasta llegar al Superman Restaurant. A esas horas no había mucha gente, y entramos allí a comer. Pedimos unas sopas de champiñones y verduras y unos cuantos platos, en plan comida-cena, y estuvimos hablando de lo que haríamos en Flores, a donde llegaríamos ya al día siguiente. Después comimos tranquilamente; la comida estaba bastante buena. Tras pedir la cuenta (98.000 rp.) salimos de nuevo a la calle, y paramos en una tiendecilla de artesanía que tenía figuras pintadas de madera típicas de la zona, muy bonitas pero carísimas. Después nos detuvimos en una librería de segunda mano para ver si había alguna cosa interesante, básicamente mapas buenos o guías de fauna marina, pero no encontramos gran cosa, y lo poco que había que estaba bien era bastante carillo.

Al final regresamos a Malioboro, y allí buscamos una farmacia. Necesitábamos tiritas, y acabamos comprando también unos botes pequeñitos de gel desinfectante de manos, que nos fueron muy útiles durante el resto del viaje. Después no teníamos nada que hacer, y estuvimos curioseando en algunos puestos callejeros. Aunque la mayor parte de los artículos a la venta no valían gran cosa, sí había algunas cosas chulas, y acabamos comprando a muy buen precio un par de llaveros de madera en forma de lagarto (10.000 rp.), una camiseta con el alfabeto javanés (30.000) y unas sandalias para mí (22.000). Todo por poco más de 5 €.

Después de las compras decidimos volver al hotel a descansar, pues al día siguiente tendríamos que madrugar mucho. Cogimos de nuevo un autobús hasta la zona de Prawirotaman, y fuimos caminando hasta nuestro alojamiento. Una vez allí fuimos a pagar las dos últimas noches (360.000 rp.) y reservamos ya un taxi para las 3:30 de la mañana. Luego nos fuimos a dormir, nos esperaba un tremendo madrugón.


Estas son las paradas de los buses oficiales de la ciudad, con plataforma



En el siguiente capítulo ya llegamos a Flores, donde conoceríamos al "chungo" oficial del viaje! espero colgarlo pronto! Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 10 Mar 2011 - 1:56

Llegamos a Flores! flower

Día 11 de agosto de 2010- Yogyakarta-Surabaya-Denpasar-Maumere

El despertador sonó demasiado temprano, buf! Llevábamos unos días con sueño atrasado y seguíamos todavía un poco cansados cuando nos levantamos. Recogimos rápidamente nuestras cosas y bajamos al patio con las mochilas. Fuimos un momento a recepción a recoger las cajas con nuestro desayuno para llevar, y luego esperamos al taxi. Llegó un poco más tarde de lo previsto, pero como el aeropuerto no estaba lejos confiábamos en que llegaríamos pronto. Teníamos el primero de los 3 vuelos a las 6:00 am.

A las 4 y poco llegamos al aeropuerto, pasamos el control y fuimos a buscar el mostrador de facturación. Pronto lo encontramos. Había ya cola, y además era un poco caótica; cada mostrador era para un vuelo, en teoría, pero no quedaba claro cuál. Cuando por fin lo abrieron, mucha gente tuvo que cambiar de fila, y algunos se colaban como podían. Total, que iba a tocar esperar un ratillo. Por suerte para nosotros, estábamos bien situados en la cola, y tras una corta espera conseguimos por fin nuestras tarjetas de embarque. No nos daba mucha seguridad el hecho de facturar las mochilas y que tuvieran que hacer 2 escalas en un país tan desorganizado como Indonesia, pero no nos quedaba otra. Con la duda de si volveríamos a ver nuestros equipajes ops, nos dirigimos a pagar las tasas de aeropuerto (25.000 rupias cada uno), y luego pasamos el control de seguridad. Una vez en la sala de embarque sacamos las cajitas y miramos qué teníamos para desayunar: un huevo cocido, un vaso de agua y una especie de sandwich de mermelada y mantequilla. No era gran cosa, pero nos lo comimos igualmente. Fuera aún era noche cerrada.


Nuestro desayuno


En la sala de embarque

Esperamos un buen rato mientras empezaba a salir el sol, hasta que por fin nos tocó embarcar. Volábamos con Lion Air, una de las aerolíneas prohibidas por la UE, lo cual nos daba un poco de rollo a priori. Pero una vez estuvimos dentro del avión vimos que no era para tanto; de hecho, era mejor que los de Iberia (claro que eso no es un gran mérito, jeje). Y pronto nos dimos cuenta de algunos de los motivos de su inclusión en la lista negra: las azafatas pasaban bastante de los protocolos de seguridad, explicaban más o menos lo de los cinturones y un par de cosas más, pero luego se la soplaba si alguien reclinaba el asiento durante el despegue, por ejemplo. Al poco rato despegamos en dirección a Surabaya, y nos quedamos fritos enseguida. Era un vuelo corto, y cuando despertamos estábamos ya aterrizando.

Tras salir del avión, buscamos el mostrador de tránsito. Allí había que enseñar la primera tarjeta de embarque (es importantísimo conservarla hasta el final del viaje), te daban una nueva para el segundo vuelo, y te ponían una pegatina de “transit” (que servía básicamente para no volver a pagar las tasas de aeropuerto). Aunque había un poco de cola, pasamos bastante rápido. Nuestra escala en Surabaya duraba tan sólo una hora, de modo que nos dio tiempo a echar una ojeada a lo que había en una librería, comprar unas postales y poco más. Al poco rato estábamos de nuevo embarcando en el siguiente avión. Esta vez volaríamos con Wings Air, la filial de Lion, en un avión de hélices que nos llevaría a Bali. El vuelo duraba poco más de una hora, durante la que terminamos de desayunar, probando las míticas galletas japonesas de “Hello Panda”, que tenían una pinta fantástica Very Happy Cada galleta tenía un dibujito de un panda, y estaban bastante buenas, pero no tenían tanto chocolate dentro como esperábamos. Cuando las terminamos, ya que fuera estaba bastante nublado, cambiamos la hora (Indonesia tiene 3 husos horarios, y al volar de Java a Bali hay que añadir una hora) y luego descansamos otro poco.


Nuestro pequeño avión


Las míticas Hello Panda!

Sobre las 10 am. aterrizamos en Bali, y de nuevo repetimos la operación de buscar el mostrador de tránsito. Aquí fue todo muy rápido, y aunque la escala fue muy corta nos dio tiempo a ir al baño y mandar un e-mail a casa desde un puesto gratuito de internet que había en la sala de embarque. Luego volvimos a coger otro pequeño avión de Wings Air, y a eso de las 11 despegamos en dirección a Maumere. Desde el aire el sur de Bali parecía bonito, aunque demasiado modificado por la mano humana… aquello estaba lleno de edificios estilo resort, una pena sad Al elevarnos un poco más, vimos la cima del volcán Gunung Agung recortándose entre las nubes. Pronto cruzamos el estrecho que separa Bali de Lombok, y pudimos contemplar desde el aire el hermoso Gunung Rinjani, el 2º volcán más alto de Indonesia, con su lago azul rodeado de picos… era precioso, a pesar de las nubes que parecía que lo iban a tapar de un momento a otro.


Saliendo de Bali


El Gunung Rinjani, con su lago icon_liebhab

Después las nubes sustituyeron al paisaje allá abajo, hasta que un buen rato después, tras sobrevolar todo Lombok, vimos que estábamos sobre la isla de Sumbawa. Esta isla está muy poco explotada turísticamente, y se notaba… Parecía bastante agreste, una tierra parduzca salpicada por pueblecillos y atravesada por unas pocas carreteras, cuya costa estaba rodeada de arrecifes de color turquesa que rodeaban pequeñas islas; y todo ello coronado por un gran volcán en la parte norte. Me encantó… icon_liebhab si algún día voy a Bali y Lombok espero que sea con tiempo suficiente para dedicar unos cuantos días a descubrir también esta isla.


Islitas paradisíacas

Por fin, tras pasar por otro estrecho, empezamos a ver Flores allá abajo. Volábamos sobre la parte norte, y nos dio la impresión de que la isla debía ser realmente hermosa, con todas aquellas islitas en medio del mar azul, y su orografía escarpada y montañosa cubierta de verde. De repente comenzamos el descenso, y el terreno se hizo también más árido: nos acercábamos por fin a Maumere, donde aterrizamos poco después, tras dos horas de vuelo. Cuando bajamos del avión y vimos la pista del aeropuerto, flipamos… parecía una lengua de cemento pegada en medio de un campo, sin más. Normal que hubiéramos venido en un avión pequeñito y de hélices… dudo mucho que uno más grande pudiera aterrizar en aquella minipista.



Nos dirigimos a la terminal para recoger nuestro equipaje, casi rezando para que hubiera llegado después de su periplo por 3 islas diferentes. Por suerte, al cabo de un rato empezaron a salir maletas y, entre ellas, enseguida aparecieron nuestras mochilas, contra todo pronóstico Icon Smile Contentos, las recogimos y nos dispusimos a salir del aeropuerto. Nuestra idea era bajar a Maumere para intentar alquilar un coche tipo Kijang en el Gardena Hotel o en la agencia PT Floressa Wisata. Sin embargo, vimos un mostrador de información turística y por desgracia nos paramos a preguntar allí un momento… El hombre que atendía, Harry, era muy amable. Nos explicó las rutas que se podían hacer, y luego nos enteramos de que él mismo gestionaba una empresa turística que también tenía alquiler de coches. Parecía fiable, nos explicó los precios y salía más o menos como aparecía en la guía. En principio le dijimos que no nos interesaba alquilarlo allí, porque queríamos ver si podíamos compartir con más gente, y queríamos un itinerario muy flexible, por si en cualquier momento queríamos cambiar y hacer otra cosa o modificar la ruta. Entonces él nos dijo que un coche con conductor costaba 600.000 rupias cada día, pero si lo alquilábamos desde allí a Labuanbajo nos daba un día extra si queríamos, haciendo el mismo recorrido, y que podíamos salir ya esa misma tarde, sin tener que dormir en Maumere. Y con todo flexible. Buf, visto así parecía bastante ventajoso, pues podríamos tener una noche extra en la zona del Kelimutu por si no conseguíamos ver los lagos a la primera. Y el precio era razonable... Total, que dijimos que sí, y nos llevó fuera para enseñarnos el coche y presentarnos al conductor, un tipejo llamado Roberto que hablaba más o menos inglés. Después subimos todos al vehículo, y fuimos a su oficina, allí cerca.


Este es Roberto, evitadle como a la peste!! ahhh

Una vez en la oficina, que era bastante cutre, Harry nos enseñó fotos en su web (www.travelflores.com; lo digo para que sepáis quienes son y evitéis ir con ellos en la medida de lo posible) y luego nos puso por escrito el itinerario orientativo (un par de días después nos daríamos cuenta de que no firmó el documento, aunque por suerte sí nos dio su móvil). Haríamos Maumere – Moni – Kelimutu – Riung – Bajawa – Labuanbajo, parando por el camino para ver otros lugares de interés. Tendríamos que pagar 2.000.000 de rupias en ese momento, y 1.000.000 más al llegar a Labuanbajo. Aceptamos, y al cabo de un rato todo estuvo listo para partir. Subimos al coche con las mochilas, y desde ese momento quedamos a merced del infame Roberto ops

Como no habíamos comido aún en condiciones, acordamos que la primera parada sería en la playa de Paga, donde está un restaurante muy básico pero muy famoso, el Larys. Salimos hacia allí, y así empezamos nuestro recorrido hacia el oeste de Flores. En esta parte de la isla las carreteras eran razonablemente decentes, y se viajaba bastante cómodo. La isla de Flores es bastante montañosa, pero en la parte más cercana a Maumere hay algunas zonas más llanas; la carretera serpenteaba a lo largo de pequeños valles entre colinas llenas de plataneros, plantas tropicales y vegetación exuberante que lo cubría todo. De vez en cuando, en alguna pequeña zona más amplia del valle se extendían los arrozales. Aquella isla nos iba a gustar, seguro. Una cosa que nos llamó la atención fue la cantidad de pequeñas iglesias que había, todas muy rudimentarias. Algunas eran apenas chozas; nada que ver con las que veríamos en el norte de Sulawesi unas semanas más tarde.


Paisajes




Una iglesia "estilo Flores"

Hasta aquí la 1ª parte del día! Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 10 Mar 2011 - 2:16

Día 11 de agosto de 2010- Yogyakarta-Surabaya-Denpasar-Maumere (2ª parte)

Tras unos 45 minutos de camino, llegamos por fin al restaurante. El Larys no era más que una especie de chiringuito al aire libre, con un tejadillo y una barra para sentarse que permitía contemplar el océano Pacífico mientras comías a pie de playa; pero también tenía mucho encanto. La especialidad de la casa era el pescado a la parrilla. Quisimos pedir, entendiéndonos como pudimos (no hablaban mucho inglés) unos calamares, pero a aquella hora ya no quedaban. Era un poco tarde, y algunos de los productos frescos se les habían acabado. Vaya… Al final yo opté por unos mie goreng (noodles fritos) con huevo, y Migui por un arroz con pescado.


Vistas desde el restaurante


El Larys


Playa de Paga


Niñas

Mientras esperábamos a que trajeran la comida bajé un momento a la playa. Era la primera vez que veía el Océano Pacífico desde que había estado en Perú hacía casi un año; pero aquí el mar era más hermoso y salvaje, y tenía un azul diferente. Vimos pasar un par de barcos tradicionales de pescadores, que más parecían unos frágiles cascarones cargados de hombres y aparejos que salían a la mar. Justo entonces me llamaron, la comida estaba lista y servida en la mesa. Además del pescado con arroz y los mie, nos trajeron también un plato de salsa sambal casera, pero sólo de probarlo casi nos arde la boca… era súper picante! ahhh La comida estaba buena, y pronto dimos buena cuenta de ella palillos A la vez que cogía noodles y comía, me fui fijando en una especie de gusanos diminutos que se veían; colgaban de los árboles y nos venían encima con la brisa. Teníamos que tener cuidado de que no se nos metieran en el plato! Había también un pájaro de plumaje amarillo y pico largo que nos observaba desde un árbol cercano.


Pescadores boat


Típico plato de mie goreng con huevo


Pescado con arroz y mie goreng


Pajarillo

Cuando acabamos de comer pagamos (50.000 rupias) y volvimos al coche de nuevo. No podíamos demorarnos mucho, porque aún quedaba un largo camino hasta llegar a Moni. Fuimos tirando hacia allá, pasando por pequeños pueblos donde todo el mundo estaba reunido alrededor del campo de fútbol, o ensayando el desfile del día nacional (que sería unos días después, el 17 de agosto). Cuando nos veían, muchos niños nos saludaban con la mano, gritando “hello Mister!!!” icon_winken (sí, daba igual que fueras una chica, por lo general eras “Mister” también). Algunos de esos pueblos eran musulmanes, y tenían sus mezquitas rudimentarias “versión Flores”: de un estilo parecido al de las iglesias, pero con cúpula.


Pueblecillo


Mezquita estilo Flores

Poco a poco fuimos adentrándonos en la región de Moni, y ahí el paisaje cambió de pronto. Se hizo más montañoso, y la carretera se convirtió en una pista tortuosa que subía ladera arriba. De vez en cuando se veía algún pequeño abismo a uno de los lados, y la vegetación se volvió más espesa. Al fondo se podían ver, entre la bruma, algunas cumbres lejanas. Por lo demás, los pueblos no cambiaban mucho: todo el mundo rodeando el campo de fútbol, y una iglesia, o mezquita, o ambas. El paisaje en algunos momentos era precioso, pero lo malo era que no había lugares donde pararse a hacer fotos, y cuando intentabas hacer alguna normalmente te comías un árbol, arbusto o poste en medio. Tras un buen rato de subida, allá abajo, junto a unas montañas que bajaban a pico, empezó a verse el mar. El sol se empezó a poner, y después ya no pudimos ver nada, sólo la oscuridad que íbamos recorriendo.


Paisaje


Otro pueblo


Allá abajo está el mar...

Por fin, tras algo más de hora y media de trayecto, llegamos a Moni. Al parecer aquí los alojamientos eran bastante escasos, y Roberto nos dijo que el Watugana estaba bien. Preguntó, y quedaba una habitación. Según la Lonely Planet costaba unos 90.000 la doble, pero nos dijeron que era la última, y que o pagábamos 250.000 rupias por ella, o que nos fuéramos. 250.000 rupias!! era muchísimo... Nuestro conductor tampoco ayudaba mucho ni nos decía otras opciones. Hubo un momento en que sugerimos dormir en el coche nosotros, pero el tío se negó rotundamente. Y en medio de un pueblo desconocido y con todo más oscuro que la boca del lobo, nos vimos obligados a aceptar, pues sino corríamos el riesgo de no encontrar un lugar donde dormir.


Migui bajando las cosas al Watugana

A pesar de que la LP decía de este infame lugar que “la dirección es amable e informativa y los precios razonables”, la realidad era que ni una cosa ni la otra. El dueño, un señor de aspecto adusto que andaba por allí, fue bastante desagradable con nosotros, y aquello era una timada en toda regla. Ojalá hubiéramos llegado de día, ni de coña hubiéramos dormido allí. Por si fuera poco, cuando nos dieron la habitación, venía con sorpresitas. A primera vista no parecía tan chunga, pero según entramos y cerramos la puerta, una tijereta enorme (de unos 4 o 5 cm) me saltó directamente al cuello, y no había manera de quitármela! ahhh Se aferraba a mí y lo pasé un poco mal, hasta que el bicho pegó otro salto y lo perdimos de vista. Obviamente, lo buscamos y nos deshicimos de él. Aparte de eso, allí había mil mosquitos y otra clase de bichos, y la habitación ni siquiera la habían limpiado. De hecho, nos encontramos algodón de desmaquillar usado en la pileta del lavabo, entre otros indicios de sus anteriores ocupantes. La mosquitera, rosa y de Ikea (vaya, que era de adorno, no pensada para evitar bichos), tenía restos de tierra en algunas partes. Del baño, qué decir… un cubo con agua no muy limpia, y un sitio donde poder mear. Dada la higiene del lugar, más valía no tener que hacer otras cosas, vaya… Aquella fue la habitación más cara de todo el viaje, y tenía más mierda que el nido de un zombie. Lo único bueno era que había lagartijas por las paredes, y se iban a pegar un festín de insectos aquella noche.


La habitación. De lejos no parece tan chunga...


La lagartija más feliz del mundo, vaya banquete le esperaba! Icon Wink

En fin, qué se le iba a hacer… sad salimos un ratito a sentarnos fuera, nos untamos de Relec extrafuerte hasta las orejas, y estuvimos charlando. Sólo deseábamos que se vieran los lagos al día siguiente, y no tener que pasar otra noche en Moni. Después volvimos adentro, enchufamos el aparato antimosquitos y nos metimos en los sacos y dentro de la mosquitera (que, cómo no, tenía los agujeros de la malla demasiado grandes), procurando no tocar nada de la cama. Un poco rayados por si nos comían vivos los bichos durante la noche, caímos en un sueño intranquilo. Sólo eran poco más de las 8 de la tarde, pero a las 4:30 am había que estar ya fuera para ir al Kelimutu. Habría suerte? ops



En el próximo capítulo, uno de los lugares más impresionantes del viaje... el Kelimutu!! Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Fanit
Yo fuí Marco Polo
Yo fuí Marco Polo


Cantidad de envíos : 1414
Edad : 39
Localización : Castellane
Fecha de inscripción : 24/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 16 Mar 2011 - 2:48

Bueno he empezado con este diario otra vez espero tener suerte y poder acabarlo pronto, como siempre loly te doy mi enhorabuena, muy buenos los detalles, continuaremos.

_________________
Alemania
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Gayofita
Multidestinos
Multidestinos


Cantidad de envíos : 161
Edad : 38
Localización : Madrid-Sevilla
Fecha de inscripción : 06/10/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Sáb 19 Mar 2011 - 18:48

Como próxima visitante a Indonesia, aquí tienes otra seguidora de tu diario!!

El jueves reservé unos billetes con Airasia desde KL a Tianjin (a 1 1/2 de Pekín) y metí la pata al poner mi email (me comí una letra) y claro, no me ha llegado la confirmación. Me di cuenta y he dado pantallazos donde se ve el localizador, nuestros nombres y que el pago está confirmado. Les he escrito pidiéndoles mi reserva en pdf pero aún no sé nada...y aún el banco no me ha cobrado. ¿Tendré problemas? Estoy un poco ac...

Saludos!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Dom 20 Mar 2011 - 20:02

Pues no sé si podrás tener problemas... en principio teniendo el localizador y el pago del banco debería servir como sustituto del e-mail, pero desconozco la política interna de Airasia en concreto para esos casos. Creo que a mí también me habían tardado un poco en cobrar el vuelo. Yo me llevaría el resguardo del banco y el localizador, de ese modo no creo que os digan nada. Pero a ver si te contestan, así os quedáis más tranquilos...

Gracias por seguir el Diario, chicas! en breve pongo el día del Kelimutu Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 7 Abr 2011 - 19:00

Con un poco de retraso, aquí está el siguiente capítulo! Icon Wink

Día 12 de agosto de 2010. Moni-Kelimutu-Penggajawa-Riung (1ª parte)

Nos despertamos muy temprano; no habíamos pasado muy buena noche, emparanoiados con los bichos, y habíamos dormido bastante mal. Así que más valía que se viera el Kelimutu, que no queríamos pasar otra noche en Moni! icon_verlegen Nos vestimos y recogimos un poco las cosas. Después salimos a esperar a Roberto. Habíamos quedado con él a las 4:30, pero no apareció hasta 15 minutos más tarde. Mientras tanto esperamos allí fuera; aunque hacía fresco era aún noche cerrada y se veían infinidad de estrellas en el firmamento. Poco después llegaron unos señores que no tenían cómo subir al Kelimutu, y nos preguntaron si podíamos llevarles, decían que nos pagaban algo si les subíamos. Les dijimos que no había problema, y que podían venir con nosotros, no les cobraríamos nada.

A los pocos minutos llegó Roberto, y empezaron los problemas mysmilie_121 Le comentamos que los señores subirían con nosotros, y nos preguntó para qué. Le dijimos que venían al Kelimutu también, pero él se negó. Nos ordenó de malos modos subir al coche -pensábamos que para hablar el tema-, y arrancó sin más, dejando a la pareja allí tirada. Nos pareció fatal, especialmente porque el día anterior nos había comentado que un amigo suyo francés estaba en Riung, y quizás vendría con nosotros desde allí a Bajawa y Labuanbajo. No le habíamos dicho ni que sí ni que no, pero teníamos claro que si venía un fulano a hacer medio viaje con nosotros iba a pagar la parte proporcional, obviamente (días después nos enteramos de la verdad, que era muy distinta, como veréis un poco más adelante).

Mosqueados con Roberto, empezamos el camino de ascenso al Kelimutu. La carretera serpenteaba montaña arriba, y la distancia era bastante mayor de lo que pensábamos en un principio. Fuera seguía siendo de noche aún, y no se veía gran cosa. Al rato, nos topamos con un pequeño río, y el coche cruzó por encima. Tras un trayecto no muy largo llegamos a un puesto donde vendían las entradas que permitían el acceso al volcán, y pagamos (46.000 rupias en total) para poder pasar; poco después llegábamos ya a un parking, donde dejamos el coche (y al chungo dentro de él). Hacía bastante fresco, y estaba todo muy oscuro. Entonces nos dimos cuenta de que, con las prisas por salir del Watugana, nos habíamos dejado la linterna y los forros polares! Tampoco nos había dicho nadie que fueran necesarios, pero pensábamos subirlos por si acaso, y efectivamente hacían falta doh

En fin, qué se le iba a hacer! resignados a pasar un poco de frío, Migui y yo iniciamos el camino que lleva a Inspiration Point; primero se veía algo, luego la oscuridad era casi total, pero por suerte había algunas personas más, y fuimos siguiendo el sendero oscuro detrás de unos señores que llevaban linternas. Al principio aún se veían algunas estrellas, pero al subir un poco más nos encontramos con que todo estaba cubierto de una neblina espesa y húmeda que daba sensación de frío; aunque ya empezaba a aparecer un poco de claridad en el horizonte, la niebla no dejaba ver apenas nada más allá del camino pedregoso. Nos temíamos que al llegar al mirador no se iba a ver nada ops Caminamos un poco más, y desde un punto pudimos vislumbrar un trozo de uno de los lagos, de un azul turquesa intenso, entre las nubes. Pero no se veía nada bien. Finalmente, tras un tramo de subida, llegamos a Inspiration Point. A pesar de la luz que había ido apareciendo en el horizonte, aún era de noche, y no se veía más que niebla alrededor. Al rato salió el sol, y pudimos contemplar un amanecer espectacular. De los cráteres al principio no veíamos casi nada, pero al cabo de un buen rato la neblina se disipó un poco y pudimos ver el lago turquesa, enorme, justo delante; aún así, no se veía muy nítido, y de los otros dos lagos no había ni rastro sad Entonces empezó a levantarse viento y se me metió el frío en los huesos; estaba un poco congelada, pero a pesar de todo teníamos la esperanza de que se acabarían viendo los lagos. El paisaje fue cubriéndose aún más de niebla; luego, con el viento, hubo un momento en que se levantó un poco, y se pudieron ver más o menos, parcialmente, los otros dos.


El sol, entre la espesa neblina


Amaneciendo


Así se veían los lagos al principio... más bien, no se veía nada! sad


En un momento se disipó un poco la niebla, para volver a cubrirse en escasos minutos

Después todo el mundo empezó a marcharse, y quedamos sólo nosotros y unas pocas personas más. Cada vez hacía más frío. Estuvimos hablando con una mujer australiana que era muy maja y estaba como una cabra; como me vio al borde de la congelación, sacó de su mochila una chaqueta de cachemira y me la prestó. Menos mal! Aunque seguía teniendo frío, estaba mucho mejor. Esperamos mucho rato, pero los lagos seguían sin verse, y como Migui también tenía frío pensamos en bajar. En ese momento ya sólo quedábamos nosotros, la australiana y tres lugareños.


Migui, la australiana y los lugareños, esperando en Inspiration Point

Nos acercamos al lago negro, que apenas habíamos podido vislumbrar, y que estaba aún lleno de neblina, para ver si había suerte y el viento volvía a llevarse la niebla; y entonces tuvimos la oportunidad de ver una gloria! Es un raro fenómeno óptico que se puede ver algunas veces, apareciendo una especie de aureola similar a un arco iris alrededor de una sombra. Y en el centro de la sombra estábamos nosotros! Nos encantó icon_liebhab


La gloria!

Pero ahí no se acababa nuestra suerte, porque de repente… wow!! El viento empezó a arrastrar la espesa niebla y empezaron a verse los lagos, hasta que no quedó ni un jirón de nubes y se vieron perfectos... los 3!! mysmilie_1112 Fue uno de los grandes momentos del viaje, aquello era tan impresionante que no había palabras para describirlo…


El Tiwu Nuwa Muri Koo Fai icon_liebhab Veis el otro lago turquesa detrás?

Hacia un lado se veían los dos lagos turquesa, uno más azulado y otro más verdoso; y hacia el lado contrario estaba el lago negro, de aguas oscuras y un poco siniestras. Las creencias de los lugareños están muy relacionadas con estos tres lagos, que son sagrados; según ellos, cuando una persona muere, según su edad y lo que haya hecho en vida, su espíritu va a uno de los lagos. Si era una persona malvada, iría al lago negro, el Tiwi Ata Polo; si murió joven, iría al Tiwu Nuwa Muri Koo Fai, el lago turquesa más grande. Y los ancianos irían al Tiwi Ata Mbupu, el lago turquesa más verdoso (Roberto, ya sabes que te toca el lago negro! icon_megagrin). En realidad los lagos no son siempre del mismo color, sino que éste va cambiando con el tiempo, según se vayan disolviendo minerales en ellos. El verdoso, por ejemplo, ha sido marrón rojizo en algún momento.


El lago negro o Tiwi Ata Mbupu


Detalle del punto de unión entre los dos lagos turquesa

La señora australiana estuvo con nosotros mucho rato, hablando de mil cosas. Era una persona bastante espiritual. Yo le parecía “beautiful” porque era muy blanca, y Migui “lucky” jeje! Nos lo dijo unas cuantas veces, al final ya nos hacía gracia :P Estuvimos hablando bastante de viajes, ella se había recorrido medio mundo en plan hippy, y nos recomendó Tajikistán, un país poco conocido pero al parecer muy hermoso. Apuntado queda! Icon Wink

Estábamos muy felices, tanto por haber visto el Kelimutu en un día tan despejado y casi para nosotros solos, como por no tener que dormir otra noche en Moni rodeados de la simpática fauna local. La cima del Kelimutu se había despejado por completo, y decidimos aventurarnos un poco fuera del recinto cerrado, con mucho cuidado, para ver las vistas; pero no fuimos muy allá porque era muy peligroso. En esa zona el terreno es bastante inestable, y en el pasado algunas personas que hacían senderismo o se acercaron demasiado a las zonas peligrosas cayeron al vacío y murieron.


Me encanta esta foto! icon_liebhab

Luego estuvimos hablando con un señor local que vendía té y café para entrar en calor, y nos comentó que había un camino que partía del parking para bajar andando hasta el pueblo por pequeños senderos, atravesando una zona de jungla baja y algunos pueblecillos. Se llamaba Vincencius, y él mismo podía guiarnos. Le preguntamos cuánto costaría, y tras un breve regateo lo dejamos en 60.000 rupias, poco más de 5 € en total; pero aún queríamos contemplar aquel panorama tan increíble un rato más. Después, tras flipar de nuevo viendo los lagos, empezamos a bajar con la señora australiana, charlando sobre cine no verbal (trilogía Qatsi y cosas así, fue una conversación muy interesante), y de camino subimos al mirador del lago azul verdoso. Se veía genial, y era absolutamente precioso icon_liebhab


Dejando atrás Inspiration Point... lo veis allá arriba?


El Tiwi Ata Polo, impresionante! icon_liebhab

Luego seguimos hasta el parking, nos despedimos de la australiana y le di las gracias por haberme prestado la chaqueta. Buscamos a Roberto, y le dijimos que íbamos a bajar andando (antes le habíamos preguntado, y nos había mentido diciendo que no había ninguna ruta de senderismo en la zona ¬¬). No puso muy buena cara, pero nos dijo que bueno, siempre que fuésemos rápido y no tardásemos. En 2 horas quería que estuviéramos abajo.

Tras hablar con Roberto partimos con Vincencius; al principio fuimos caminando por un estrecho camino que atravesaba una zona de vegetación baja y espesa a la que sólo le faltaban los monos. Cuando llevábamos ya un buen trecho recorrido, cayó una gota, después otra más grande, y en cuestión de segundos estábamos en medio de una lluvia torrencial. Por suerte no duró mucho, pero dejó el camino embarrado y resbaladizo, y tuvimos que bajar la marcha para avanzar con más cuidado. Aún así, pegamos algunos resbalones, y cuando salimos del camino la mitad de mi pantalón era de color tierra de rodillas para abajo. Del Kelimutu al pueblo de Pemo había sólo 3 kilómetros, pero habían sido duros debido al barro. Pronto atravesamos una zona donde ya se veían cultivos, una iglesia y algunas casas, todas con sus tumbas al lado. Pasamos también junto a una pequeña escuela, y todos los niños vinieron a saludarnos. Eran más riquiños! Icon Smile


Iniciando la ruta


Como podéis ver, tienen las tumbas justo al lado de las casas


Los pequeñajos! Icon Smile

Mientras tanto había vuelto a bajar la niebla, pero ya estábamos en Pemo. Junto a algunas casas había una especie de cerdos salvajes domesticados, cabras y caballos. Vincencius nos llevó un momento a su casa para descansar un poco. Allí conocimos a su madre, Benedetta, su mujer y sus hijos. Eran muy simpáticos. La abuela mascaba betel y se reía medio colocada, con los dientes rojos, mientras su mujer tejía una tela (ikat) con un telar tradicional. La casa era muy sencilla, de madera, y estaba adornada sólo con las lanas que utilizaban para tejer y algunas imágenes religiosas. Vincencius nos dijo que eran católicos, y nos preguntó si lo éramos. Dudamos, pero luego le dijimos que sí, porque sabíamos que en la zona les hace ilusión, y a muchas personas les parece realmente mal que otra gente no crea en dios. La verdad es que se puso muy contento.


En casa de Vincencius, con su mujer y su madre

Al cabo de un rato nos despedimos de las señoras, les dimos las gracias por su hospitalidad y seguimos. Primero Vincencius nos llevó a ver unas casas tradicionales que no envidiaban nada a las de la zona de Bajawa, muy auténticas, hechas de paja y tablas y protegidas por figuras humanas de madera tallada. Incluso nos dijo que entrásemos si queríamos, pero como había gente que vivía dentro nos quedamos en la puerta por respeto. Después continuamos hacia Moni, pero las piedras del camino resbalaban muchísimo, y había que ir despacio para no caerse. Los niños me miraban y se partían de risa: ellos con sus chanclas eran capaces de andar por allí perfectamente icon_lol


Casa tradicional


Interior de una casa tradicional en Pemo


Hasta aquí la 1ª mitad del día, en un rato pongo el resto! Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 7 Abr 2011 - 19:27

Día 12 de agosto de 2010. Moni-Kelimutu-Penggajawa-Riung (2ª parte)

Empezábamos a ver que no llegaríamos a Moni en 2 horas ni de coña. Tras dejar Pemo el camino se hizo cuesta arriba, y ya no había nubes. El sol nos daba de pleno, y de vez en cuando parábamos un poco para descansar cuando la espesa vegetación nos daba sombra. Hacía mucho calor, y no quedaba agua, así que esa zona nos costó un poco atravesarla hot2


En ruta


Mujeres regresando al pueblo


Un simpático búfalo Icon Smile


Cabritillas

Por fin, después de pasar un último tramo de bajada, llegamos a unas cascadas, ya junto al pueblo. Había que cruzar al otro lado del río, pero me daba un poco de miedo: las opciones eran atravesar pisando unas piedrecillas o por un puente de bambú un poco precario. Me ayudó Vincencius, y poco después nos despedimos de él. Estábamos ya junto a la carretera que llevaba al Watugana. Lo primero que hicimos fue ir al Hidayah (que tenía mucha mejor pinta que el otro alojamiento, por cierto) y comprar una botella grande de agua, nos moríamos de sed! Después de beber, fuimos caminando hacia el Watugana, donde nos esperaban el dueño y Roberto, ambos con caras de perro.


Llegando a Moni... no nos lo creíamos!


Yo por ahí no cruzo... ops


Cascada

Como teníamos las mochilas cerradas, en 5 min. estábamos listos para salir. Y entonces viene el dueño, y dice que no habíamos pagado, cuando fue lo primero que hicimos el día anterior, pues nos habían exigido pagar por adelantado! malditos usureros! Al final describimos a la persona a la que le habíamos pagado, y a regañadientes nos dejaron marchar, tras un poco de lío. Qué gente más desagradable! nos os recomiendo este alojamiento para nada... el Watugana fue el más caro de todo el viaje, y también el más chungo y sucio. Un sitio a evitar!

Ya con todo listo, partimos hacia Ende. Por la carretera había arrozales chulos, pero nuestro “amable” conductor no nos paró a hacer fotos, iba medio cabreado. Al poco rato nos preguntó por qué habíamos tardado, y le dijimos la verdad, que por la lluvia. Pero no nos pareció muy normal tener que dar explicaciones, cuando al fin y al cabo nuestra ruta era flexible (en teoría) y habíamos alquilado el coche para hacer lo que quisiéramos.


Arrozales. Tuvimos que hacer las fotos en marcha, que el chungo de Roberto no paró sad

Ende no estaba muy lejos, y paramos allí para sacar dinero en un cajero automático (ojo! No abundan mucho en la isla, y en muchos sitios no hay) y comprar comida. Roberto nos llevó a un warung para comprar allí comida padang empaquetada. Había unos cuantos platos para elegir, ya preparados y puestos en el escaparate; pero con el calor que hacía no nos daban mucha seguridad, así que cogimos poca cantidad. En mi caso, un pescado, un poco de arroz y unos fritos vegetarianos. Nos costó todo 55.000, y la verdad es que nos pareció bastante caro para ser una comida preparada desde hacía rato, escasa y fría; así que le preguntamos si nos estaba cobrando también lo de Roberto. Nos dijeron que no, pero no nos fiamos mucho. Al final pagamos, sin estar muy convencidos, y volvimos al coche. Le comentamos a Roberto que la comida nos había parecido cara, y nos dijo que sí, que la comida padang era cara; le dijimos que la próxima vez mejor nos llevase a un supermercado, más que nada porque nos parecía más segura la comida.

Luego le pedimos que nos llevase al puerto de Ende para ver el mercado, pero nos dijo que a esa hora estaba cerrado, y no nos llevó. La verdad es que empezábamos a estar ya hasta las narices del fulano, entre las malas caras y la nula flexibilidad de la ruta. Pero en fin, en aquel momento poco podíamos hacer. Enseguida arrancamos y pusimos rumbo a la playa de Penggajawa. Por el camino paramos a ver las vistas panorámicas del mar y la zona de Ende, con el volcán Iya al fondo.


Ende y el volcán Iya

Luego continuamos, hasta que por fin llegamos a la playa de Penggajawa, que es muy famosa por sus piedras de colores verdes y azules. Cogimos las cajas con la comida, y nos sentamos en unas piedras a comer. El sitio era chulo, aunque alguna gente guarra había dejado tirados por allí los envases y restos de su comida ¬¬
En la playa no había apenas gente, tan sólo algunas personas que se dedicaban a recoger piedras de tamaños y formas determinados para venderlos después a comerciantes de Jakarta. Éstos, a su vez, las venden a un precio más alto a chinos y japoneses para decorar sus casas y jardines. Por eso, en esta playa siempre hay gente eligiendo piedras cuidadosamente, y recogiendo las mejores en sus cubos. Cuando terminamos de comer dimos un pequeño paseo por la playa. Era hermosa, el color de sus piedras sobre la arena volcánica oscura le daba un encanto especial Icon Smile


La comida del warung


La playa


Señor recogiendo piedras



Cuando nos íbamos a ir, le preguntamos a Roberto qué hacíamos con la caja, el vaso de plástico y los restos de comida… y nos contestó que tirásemos la basura en la playa!! confused Ahora entendíamos que estuviera contaminada, era por culpa de gente como él... Le dijimos que ni de broma íbamos a contribuir a contaminar una playa, y nos llevamos la basura en una bolsa para tirarla al llegar a Riung. Al ver que nos llevábamos la basura, nos miró mal y puso otra vez cara de cabreo. Después volvimos al coche, y ya tiramos hacia el norte de Flores. Fuimos comentando que el tío era pésimo como guía (supuestamente conocía muy bien la isla y podría contestar a nuestras preguntas, o eso había afirmado el tal Harry), y además era desagradable, no nos paraba a hacer fotos, parecía que le molestaba todo e intentaba imponer lo que quería él. Una joyita, vaya.

Cerca ya de Riung paramos a hacer unas fotos desde un alto, y luego continuamos por la parte final del camino. Esta zona era más rural, vimos una montaña extraña en forma de cara, muy chula, y luego unas cuantas casas tradicionales salpicadas aquí y allá. Cada vez que pasábamos ante una casa habitada, salían todos los niños y nos saludaban gritando “Hello Mister!!”, para que les contestáramos. En general, esta parte de la isla parecía más aislada y apartada del turismo.


Casa tradicional de la zona de Riung


Montaña de forma curiosa


Empezaba a caer la tarde

Por fin, tras un trayecto un poco largo, llegamos a Riung, un pequeño pueblo de bugis que viven en casas sobre pilares de madera. Los bugis son una minoría étnica del sur de Sulawesi, y un grupo llegó a Flores hace ya mucho tiempo para instalarse en esta zona. Son musulmanes, y están muy ligados al mar.

Al llegar fuimos a ver si había cabañitas libres en el Nirvana Bungalows, uno de los alojamientos que más nos gustaron del viaje. Había sitio, y por 150.000 rupias nos quedamos allí. Luego Roberto nos presentó al dueño de los barcos con los que podíamos ir al día siguiente al Parque Nacional de las 17 Islas. Hablamos un poco, y nos dijo que el alquiler del barco con todo costaba 600.000 rupias! Nos pareció carísimo. En la guía ponía que costaba unas 250.000, y con los antecedentes que tenía Roberto nos mosqueamos un poco. Fuimos a dejar las mochilas a la habitación, para hablarlo y pensar un poco las cosas.

Justo después nos invitaron a té y café los chicos del Nirvana en su porche, y nos sentamos allí. Al vernos, el barquero vino a sentarse junto a nosotros. Aunque al principio desconfiábamos un poco, enseguida vimos que era una buena persona, y nos pareció un hombre honrado Icon Smile Le contamos las diferencias de precio que habíamos encontrado en Moni, de 90.000 a 250.000 rupias, y nos dijo que comprendía que estuviéramos mosqueados, a él tampoco le parecía normal. Nos explicó que en el caso de Riung, al ser un lugar apartado, hacía 8 años que nadie de la LP se pasaba por allí, por eso era más caro que antes. Luego nos estuvo diciendo distintas posibilidades para abaratar un poco el coste del barco; si cogíamos sólo barco y comida, sin guía de snorkel (que era él mismo), podíamos tenerlo por 450.000. La comida costaba 50.000 por cabeza, pero al parecer valía la pena, pues compraban pescado fresco y lo hacían a la parrilla en una islita paradisíaca. Total, que al final decidimos hacer eso, y aceptamos. Después nos consiguieron unas aletas para el día siguiente por 50.000 rupias (con las mías tuve suerte, porque eran las únicas que había en Riung de un número pequeño!).

Tras llegar a un acuerdo, nos quedamos un buen rato hablando con él de mil temas en el porche. Hablamos de Galicia, del mundial y el fútbol (estábamos un poco hasta las narices, todo el mundo nos hablaba del mundial cuando decíamos que éramos españoles), etc., y nos contó que, sorprendentemente, casi nadie habla bien indonesio, por la influencia de los dialectos. Era un hombre muy culto, tenía una conversación muy interesante y hablaba muy bien inglés; la verdad es que nos cayó genial, al final hasta nos dio pena no haberle contratado para que viniera también al día siguiente en el barco. Pero no podíamos estar gastando demasiada pasta todos los días, o no nos llegaría sad Al final nos despedimos de él, y quedamos en vernos en el puerto al día siguiente a las 8:10 Icon Smile

Luego llegó al porche Tam, uno de los trabajadores del Nirvana, y nos pusimos a hablar los tres. Era un chico muy majo, abierto y alegre, de aspecto un poco hippy y con rastas, que enseguida se llevó muy bien con nosotros. Estuvimos un ratillo hablando con él y con otro de los chicos que trabajaban allí. Mientras, unos gatos descansaban al lado. Vimos que tenían el rabo muy corto, y preguntamos si se lo cortaban. El otro chico nos decía que sí, pero no había entendido (confundía "cut" con "cat"), y Tam se partía icon_lol Nos explicó que en Flores hay sobre todo gatos de rabo corto, aunque también hay algunos de los otros, pero es raro verlos. Nosotros habíamos visto mogollón de gatos así, y pensábamos que era costumbre local cortarles el rabo; pero simplemente eran de una raza distinta! doh

Luego vimos que se nos hacía tarde, y fuimos a cenar al Muriah, un restaurante muy bueno que hay detrás del pequeño mercado local. La comida era barata, y deliciosa. Pedimos dos platos de arroz con calamares, buenísimos, agua y un café. Y nos costó todo 25.000 rupias, baratísimo! Mientras cenábamos llegó Tam, nos saludó y se puso a poner música (hotel California y cosas así) y luego a bailar. Se flipaba mucho con el Volare! xD


El delicioso arroz con calamares de Riung palillos

Después de cenar regresamos caminando despacio al Nirvana. La oscuridad lo cubría todo, y en el firmamento se veía la Vía Láctea entre millones de estrellas; era impresionante... icon_liebhab Incluso intentamos hacer alguna foto nocturna, sin mucho éxito. Cuando íbamos a entrar por el desvío a nuestro alojamiento, un coche paró justo al lado, y nos dijo que no fuéramos nunca sin linterna por allí, que era peligroso porque había serpientes! ahhh a partir de ahí apuramos el paso, y en cuestión de minutos estábamos ya en nuestra cabaña.

Antes de dormir pusimos unas espirales antimosquitos, y vimos con alivio que había unos cuantos geckos en los recovecos del techo. Luego nos metimos dentro de la mosquitera, y enseguida nos dormimos. El día siguiente nos iba a deparar una experiencia inolvidable! Very Happy


En breve, el siguiente capítulo: Riung y el Parque Nacional de las 17 islas icon_liebhab

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Gayofita
Multidestinos
Multidestinos


Cantidad de envíos : 161
Edad : 38
Localización : Madrid-Sevilla
Fecha de inscripción : 06/10/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Mar 14 Jun 2011 - 20:40

Hola!!! ¿Para cuándo los siguientes capítulos? Nos queda 1 mes y medio para irnos!! YUjuuu
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 15 Jun 2011 - 1:51

Hola! pues en breve los seguiré colgando, de hecho el siguiente lo tengo ya pasado a word y sólo me falta subir las fotos al imageshack... pero llevo un mes infernal de trabajos y exámenes, por eso he tenido esto un poco parado (el sábado termino, por fin!). Tengo ya un montón de días escritos, así que espero poder ir poniéndolos rapidito en cuanto acabe. Lo único chungo es seleccionar las fotos, en este viaje hice mogollón! doh

A ver si busco un ratito esta semana y cuelgo el día de Riung! Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 15 Jun 2011 - 15:01

Bueno, aquí está el siguiente capítulo, un día fantástico! Icon Wink

Día 13 de agosto de 2010: Riung y el Parque Nacional de las 17 islas.

Nos levantamos a las 6, tras haber descansado muy bien. Preparamos las mochilas pequeñas con lo necesario para pasar el día, y avisamos a uno de los chicos de que nos podía traer el desayuno cuando pudiera. Al poco rato nos avisó de que estaba listo, así que a las 7 y pico nos sentamos en la terracita de nuestra cabaña y desayunamos. Había té, café, bastante pan, mantequilla y mermelada. El chico del Nirvana que nos trajo las cosas era adorable, aunque apenas hablaba inglés.


Desayunando


Nuestra cabaña

Tras el desayuno cogimos las mochilas y, a eso de las 8, tiramos hacia el muelle. Por el camino nos cruzamos con algunas personas; todo el mundo nos saludaba con una sonrisa (para los niños, yo seguía siendo “mister” :P). Una vez llegamos al puerto compramos varias botellas de agua y nos encontramos con el guía del barco. Aunque él no vendría, nos explicó la ruta en un papel y nos acompañó a comprar las entradas para entrar en el Parque Nacional de las 17 islas (en realidad hay 23, pero como el día de la Independencia es el 17 de agosto le pusieron ese nombre en su honor). Nos costaron 20.000 rupias por cabeza. Después nos dijo que iba a intentar comprar unos trozos grandes de atún fresco, recién pescado, para que nuestro barquero nos lo preparase a mediodía; nos acercamos a una zona de sombra del puerto, bajo una especie de porche cubierto, y fuimos a ver el pescado. Allí había dos atunes enormes, y algunos niños se apiñaban a su alrededor para poder verlos. El guía negoció, pero no hubo suerte; al final no comeríamos ese pescado, sino que se lo llevarían a Bajawa, en el interior de la isla. Aún así, no habría problema, pues el capitán intentaría comprar otros directamente a algún pescador más tarde.


De camino al puerto


Palafitos en el puerto de Riung


Los niños con los atunes

Cogimos las cosas y las llevamos hasta nuestro barco, que estaba fondeado justo al final del largo muelle. Allí conocimos a nuestro capitán, un chico joven muy majo que no hablaba apenas inglés. A continuación nos despedimos del guía y de su familia, que habían venido con él, y partimos, mientras en el puerto, que iba quedando atrás, algunos bugis se dedicaban a su trabajo diario en los barcos.


Si vais a Riung, no recuerdo seguro el nombre del guía, pero es este chico, os lo recomiendo al 100%!

Tras un rato de travesía por el mar, con la brisa refrescándonos, el capitán divisó una lancha de pescadores, y les hizo una seña. Los otros respondieron, y los dos barcos se acercaron, hasta que estuvieron pegados. Negociaron, y así compramos nuestra comida: dos barracudas, dos peces ovalados más pequeños y un gran pescado rojo. Después los barcos se separaron, y seguimos nuestro camino, hasta que una media hora después llegamos al primer lugar donde bucearíamos, una extensión de agua turquesa bajo la que se veían ya a simple vista los corales, desde la superficie. Esta vez no íbamos a fondear en ninguna isla para hacer snorkel, sino que nos tiraríamos desde el propio barco boat


En el barco


Nuestros proveedores de pescado fishing


Y por fin, el primer sitio donde nos íbamos a sumergir!

Me daba un poco de respeto por si había corrientes, pero en cuanto me puse máscara, tubo y aletas y bajé al agua, flipé… scuba Creo que nunca había visto nada tan maravilloso antes, bajo el mar había todo un mundo increíble por descubrir que nunca había pensado que vería. Había visto sitios submarinos preciosos en algunos documentales, pero no pensaba que estuvieran a mi alcance… y ahora estaba contemplando yo misma algo igual de hermoso! Ante nosotros se extendía un pequeño universo submarino de arrecifes de coral e infinidad de peces. Vimos multitud de pececillos de color azul brillante que se movían sobre los corales, peces con rayas verdes, otros negros con manchitas blancas, muchas estrellas de mar de color azul intenso, corales que se movían de tal manera que parecía que respiraban, peces ángel, peces mariposa, ídolos moros (moorish idols; el nombre en español me parece rarísimo!), y hasta un pez globo de color amarillo y un pez loro! Estuvimos algo más de media hora buceando allí, era una pasada… icon_liebhab Lo único malo es que había una corriente bastante fuerte que nos alejaba del barco, y se te acababan cansando un poco las piernas. Pero valía muchísimo la pena. De paso, aprovechamos para estrenar la cámara submarina, descubriendo que hacer fotos debajo del agua es mucho más difícil de lo que parece.




Deep blue





Cuando volvimos a subir al barco un rato después, chorreando agua, estábamos súper emocionados… de hecho, no sé si volvería al resto de Flores, pero a Riung iría de cabeza ahora mismo. Estuvimos comentando las cosas que habíamos visto, mientras nuestro capitán ponía proa a Pulau Ontoloe, la isla de los zorros voladores. Esta isla era la que estaba más alejada, así que nos llevó un buen rato llegar. Una vez allí, los vimos enseguida: de los árboles cercanos a la orilla colgaban, dormidos, infinidad de enormes murciélagos de la fruta. Para no molestarles fondeamos el barco a una distancia prudencial, y los estuvimos contemplando. Eran muy chulos, realmente grandes, y estaban muy tranquilos, hasta que el capitán hizo un ruido que los asustó, y muchos de ellos salieron volando entre chillidos, para regresar poco después a los mismos árboles. A pesar de su aspecto son totalmente inofensivos, pues son vegetarianos y se alimentan principalmente de fruta y flores. En aquel momento no sospechábamos que un par de semanas más tarde veríamos muy de cerca de muchos de su especie… pero muertos ops


Pulau Ontoloe




Los grandes zorros voladores

Pasamos un buen rato viendo los zorros voladores y observando los manglares y el paisaje de Pulau Ontoloe, hasta que finalmente el capitán vio que era buena hora para ir yendo a la segunda isla, Pulau Rutong. Estaba considerablemente lejos de la anterior, y la travesía marítima nos llevó su tiempo. Pero el paisaje y, sobre todo, el agua, eran tan hermosos, que disfrutamos mucho en todo momento. Al llegar a la isla, vimos que era un pequeño paraíso: al fondo había una especie de colina más alta, rodeada de una extensión de vegetación baja y una gran playa de arena blanca, tras la que se extendía el agua en varios tonos de azul turquesa verdoso… era impresionante smi_01


Pulau Rutong




smi_01

Además, había unas pocas mesas con un parasol para poder comer, y una parrilla cubierta para preparar allí mismo el pescado. Fuimos un momento hasta allí para ver cómo cocinaban. Había ya un atún haciéndose a la parrilla, que tenía un aspecto delicioso. Nuestro capitán hizo unos cortes en los pescados y extendió sobre ellos una salsa indonesia, para que cogiesen sabor; luego los colocó a ambos lados del atún. Mientras él nos preparaba un almuerzo de lujo, nosotros inmediatamente nos fuimos a hacer snorkel otra vez, delante de la playa (el guía, por la mañana, nos había dibujado un pequeño mapa con las mejores zonas de cada isla, así que sabíamos dónde ir).


Pescadito a la parrilla!


En un rato cuelgo la 2ª parte del día! Icon Wink

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 15 Jun 2011 - 15:29

Día 13 de agosto de 2010: Riung y el Parque Nacional de las 17 islas (2ª parte)

Aquí el medio marino también era espectacular scuba Además de corales, enseguida vimos varias anémonas en las que vivían parejas de peces payaso, que se escondían tímidos al vernos. Había muchas estrellas de mar diferentes a las que habíamos podido ver en la primera “inmersión”, y algunos seres que no supimos identificar. Al poco rato, un pequeño pez blanco empezó a seguirnos. Se iba al fondo, y subía nadando rápido hasta estar ante nuestras caras, para volver a bajar de nuevo. El pececillo era muy gracioso, y estuvo un rato haciendo eso, como si jugara con nosotros, hasta que seguimos adelante para ver más cosas. En esta zona había mucha vida, y entre otras cosas pudimos ver peces loro, unos pececillos pequeñitos blancos y negros que revoloteaban sobre el coral, peces blancos con rayas amarillas y una mancha negra en la cabeza, una especie de pez hoja, muchos erizos, y una medusa que parecía más bien un alga. Incluso había unos peces prácticamente iguales a los de un puzzle que tenía cuando era pequeña y me hizo ilusión verlos, pero no sé de qué especie eran.


Pececillos


Pez globo amarillo

Tras casi una hora a remojo salimos a comer; el capitán sacó el pescado caliente de la parrilla y llevó todo a la mesa. Había también arroz blanco, mie goreng (noodles fritos), krupuk (es una versión indonesia del pan de gambas chino), y un par de salsas típicas para darle sabor a los alimentos. Nos sentamos a la mesa y nos pegamos un buen banquete palillos Estaba todo muy sabroso, especialmente el pescado rojo. Sobró bastante comida, pero después aún iban a comer el capitán y otros barqueros, así que se aprovechó todo.


Nuestra comida



Después de comer nos echamos mucha crema de nuevo, y fuimos a bucear un poco al extremo de la isla, donde muchos pequeños cangrejos andaban por la arena, en la zona donde la playa hacía esquina. En esta parte se veían cientos de pececillos plateados, pero la profundidad era considerable y no veíamos bien; además, la corriente era muy fuerte, de modo que tras un ratillo allí volvimos al sitio de antes, justo delante de la playa. Ahora la marea había subido un poco y ya no se veía tan bien, pero aún había cosas interesantes. Pronto nos hicimos amigos de un pez payaso, que se nos acercaba con curiosidad. Esta vez no nos quedamos mucho, porque a mí me entraba agua en el tubo constantemente, y a Migui se le empañaban las gafas, así que decidimos salir e ir recogiendo. El capitán estaba durmiendo sobre una mesa, y tras despertarlo regresamos al barco, para poner rumbo a la última isla, Pulau Tiga, que estaba muy cerca de la anterior.


La isla era un pequeño paraíso






En la otra zona de inmersión

Pulau Tiga se llama así porque vista de lejos parece que son 3 islas (tiga significa 3 en indonesio), cuando en realidad se trata de una sola. Desde Pulau Rutong el trayecto era muy breve, y al poco rato estábamos allí. Nada más bajar del barco fuimos de nuevo a bucear. En esta zona se veían muchas cosas interesantes también, pero a más profundidad que antes, porque había subido un poco la marea; lo malo era que, además de mucha vida marina, el hecho de que la isla fuera una de las más populares del Parque Nacional había tenido sus efectos, y en algunos sitios se podía observar basura (plásticos, botellas, y hasta unas zapatillas!). La cámara submarina ya no tenía batería, así que en esta isla no pudimos hacer fotos. Nos sumergimos dos veces, en dos zonas distintas de la isla. Había, como antes, muchos peces payaso, pececillos azules, pequeños peces que nadaban alrededor del coral, y grandes estrellas de mar de color azul. También había muchos pequeños montículos de arena en forma de volcán, y chorros de aire que salían del agua en algunos sitios. Se veía un poco peor que en Pulau Rutong, pero era precioso igualmente.


En Pulau Tiga





Después de bucear nos sentamos un ratito a descansar, y tras darnos otro chapuzón volvimos al barco, a eso de las 16:30, ya para regresar a Riung. Entonces me di cuenta de que me había quemado… sad Antes habíamos estado hablando de quedarnos un día más en Riung para ir de nuevo al parque nacional y visitar otras islas, pero lo iba a tener jodido.

Cuando llegamos a Riung, me empezaba a doler todo… me había quemado sólo la base de la espalda y las piernas por detrás, aunque me había echado bastante crema de factor 50. Mierda! Desembarcamos, nos despedimos del capitán, y fuimos caminando hacia el Nirvana. Cuando aún estábamos en el muelle unos chicos muy jóvenes empezaron a reírse de nosotros, pero de mal rollo… parecían un poco hostiles (y yo tengo la teoría de que se habían metido algo). Nos siguieron unos minutos, pero al ver que pasábamos de ellos se piraron. Al pasar junto a los palafitos del puerto, vimos cómo al caer la tarde habían salido un montón de cangrejos violinistas. Molaban mucho, si hacías un mínimo ruido se escondían a la velocidad del rayo, pero si te quedabas quieto y esperabas un poco empezaban a salir de nuevo.


El muelle al atardecer


De regreso


Cangrejos

Al llegar al Nirvana hablamos con Tam, el chico de rastas que era tan majo, y nos dijo que por desgracia en Flores no había ningún sitio donde comprar after sun, porque a la gente local no le hace falta… genial, lo que me faltaba ops Yo me fui directa a la ducha para refrescarme con agua fría, y luego me eché boca abajo en la cama. Al rato llamó Tam a la puerta, y Migui salió a hablar con él. Al volver a entrar, traía un bote de crema hidratante que se habían dejado unos franceses… con color! Me resigné a parecer un japonés descolorido por detrás, y empecé a recuperarme echándome crema y descansando, mientras Migui charlaba un rato fuera de la cabaña con los indonesios. Es curioso, estaban convencidísimos de que nos tenía que gustar la canción del waka waka, y Shakira, por lo del mundial. Entre que del fútbol pasamos y somos más de rock y heavy, pues nos hizo gracia el tema.

Cuando volvió Migui, decidimos quedarnos descansando y no ir ya a cenar. A él le dolía un poco la cabeza, y yo aun con la crema y las duchas de agua fría lo estaba pasando mal. Pusimos unas espirales para dormir más tranquilos, y nos metimos en cama, yo en una posición muy incómoda y con mucho cuidado de no rozar nada. Aún tenía la esperanza de poder ir en barco de nuevo al día siguiente, pero cada vez era más remota. Al final, un poco triste, conseguí dormirme por fin.


Madre mía, cómo me he pasado poniendo fotos!! En el próximo capítulo, las consecuencias del sol tropical... otro día en Riung.

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...


Última edición por Nymeria el Mar 5 Jul 2011 - 13:46, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 16 Jun 2011 - 14:42

Bueno, como el siguiente también lo tenía ya escrito y en este caso hay pocas fotos que seleccionar, aquí lo tenéis Icon Wink

14 de agosto de 2010: Riung

Nos levantamos tempranito, a las 6:45, para ver qué tal estaba yo e intentar conseguir un barco. Por desgracia, apenas me podía mover, me dolía todo… icon_frown las esperanzas de repetir la experiencia submarina se habían esfumado. A Migui también le seguía doliendo un poco la cabeza, y decidimos quedarnos en cama descansando. A eso de las 8 él se tuvo que levantar porque llamaban a la puerta; venían a pedirnos las aletas que habíamos alquilado, ya que no las íbamos a usar ese día. Ya que me había despertado, me levanté y me di una ducha fría para enfriar las piernas, que me ardían. Estuve un buen rato dejando caer el agua fresquita por las zonas quemadas, aliviaba mucho… lo malo era que en cuanto salías de la ducha te volvía a doler todo en pocos minutos. Después vino lo peor, cuando me tuve que vestir; me costó muchísimo, fue una pequeña tortura. Mientras, Migui había pedido ya el desayuno, y salí a esperar con él en el porche. El chico riquiño del Nirvana nos trajo una fruta tropical de color naranja que estaba muy buena (similar a un melón), plátanos pequeños, pan, mermelada y mantequilla. Bueno, al menos nos alimentaríamos bien. Estábamos desfallecidos tras no haber cenado la noche anterior, y nos lo zampamos todo, no dejamos ni las migas. Mientras estábamos allí apareció Roberto, para ver a qué hora salíamos. Le dijimos que nos quedaríamos un día más en Riung, pues yo me había quemado y no estaba en condiciones de ir a ningún lado ese día. No le pareció bien, pero al final aceptó a regañadientes y se fue.


El Nirvana Bungalows


Para que os hagáis una idea, así son las cabañas. El anexo es el baño, de tipo turco, con mandi y ducha.

Tras el desayuno, como aún nos sentíamos débiles y no podíamos hacer otra cosa, volvimos a tirarnos en cama a dormir otro poco, tras echarme de nuevo mucha crema hidratante. Nos quedamos así hasta las 12 y pico, aunque hacía un calor aplastante que nos impedía descansar hot2

A eso de la 1 hice un esfuerzo y, tras otra ducha fría y la posterior capa de crema hidratante, nos levantamos para ir a comer al restaurante que hay detrás del mercado. Fuimos caminando despacito por el camino de tierra y piedras, hasta que salimos a la carretera principal que atraviesa Riung. Justo entonces apareció un grupo de niños, y empezaron a preguntarnos cosas, pero en plan chungo. Parecía que se habían metido drogas o habían esnifado pegamento, algo así, pero no estaban muy normales, y nos dieron muy mal rollo. Al principio les contestamos amablemente, pero luego nos dio la impresión de que nos preguntaban cosas sólo para burlarse de nosotros, y pasamos de ellos. Aún así, decidieron seguirnos, diciéndonos movidas en indonesio y burlándose de una forma muy desagradable. Para más inri, no recordábamos bien dónde estaba el restaurante (de noche parecía un poco distinta la zona, al no estar casi iluminada), y nos pasamos. Al final un señor muy amable nos indicó el sitio, y tuvimos que volver atrás.


El camino que lleva al Nirvana


Mercado de Riung

Por fin, los niños chungos se piraron, y encontramos el restaurante justo detrás del mercado. Pedimos dos sopas de tomate, nasi goreng cumi (arroz frito con calamares) y bihun goreng (fideos finos fritos), además de un agua grande (es útil saber pedirla en indonesio, por si tienes que comprar en alguna tienda, es “aqua besar”). Cuando trajeron el agua, estaba fría!! Very Happy Volver a beber agua fresquita nos encantó, es algo que por desgracia se consigue muy pocas veces en Indonesia. Estaba todo muy bueno, especialmente la sopa, que era muy rica. Cuando terminamos de comer nos quedamos un buen rato de sobremesa, en el porche del restaurante se estaba muy bien y no hacía un calor tan aplastante. Migui pidió un café, y yo aproveché para escribir un poco. Cuando pedimos la cuenta, nos había costado todo 65.000 rupias, menos de 6 €.


La sopa


Bihun goreng

Luego regresamos al Nirvana caminando, ya un poco más animados. Cuando llegamos nos sentamos en el porche de nuestra cabaña, y estuvimos un rato viendo las fotos submarinas del día anterior. Algunas nos gustaban, pero también nos sentimos un poco decepcionados al ver que no reflejaban en absoluto lo que habíamos visto bajo el agua. Al cabo de un rato empezó a dar el sol en la zona del sofá, y nos metimos en la cabaña a descansar otro poco. Tras echarme más crema, observamos que mi piel estaba quedando a dos colores: una parte era normal, y otra zona estaba entre roja y amarilla. Nos acordamos de la canción “Soy japonés”, que es muy chorra y friki, y nos estuvimos partiendo un poco icon_lol Al menos me lo tomé a risa, pero estaba hecha un cuadro.

(Por si alguien no conoce la canción absurda: Soy japonés)

Sobre las 6 nos levantamos de nuevo y me di otra ducha fría; ya me dolían mucho menos las piernas. Luego salimos de nuevo a sentarnos fuera (cómo nos cundió la cabaña) y estuvimos mirando la guía y escribiendo un poco. Por cierto, la parte que la Lonely Planet dedica a Flores es, simplemente, pésima. Como orientación superficial puede servir, pero la información es escasa, está desactualizada, y a veces hasta es errónea. No os fiéis!

Mientras estábamos allí fuera llegó una chica española que, casualmente, estaba en la cabaña de al lado, y nos preguntó si teníamos coche alquilado, y si la podíamos llevar a Bajawa. Le dijimos que por nosotros no había problema, pero que teníamos que hablarlo con Roberto, y le contamos lo que había ocurrido en Moni antes de subir al Kelimutu. Ella se quedó pensando, y nos preguntó cómo era él. Al describírselo, nos dice: “Ah, pero si yo lo conozco! Ese hombre vino a hablar conmigo ofreciéndome comprar una plaza en su coche para ir a Bajawa!”. Ahí ya flipamos, aquello era increíble! confused Vaya morro el Roberto! Ella le había dicho que no, porque él le daba muy mal rollo y no le parecía alguien en quien se pudiera confiar. Entonces nos acordamos de su supuesto amigo francés, que estaba en Riung, y al que quería que lleváramos a Bajawa. Otra mentira! Ni amigo ni nada, el tío vendía plazas en el coche que ya habíamos pagado! Sería gilipollas… Una vergüenza, vaya; estábamos súper cabreados mysmilie_121 Le dijimos a la chica que si quería viniera con nosotros; ella nos dijo que intentaría comprar plaza en el bus público a través de Tam, y que si no lo conseguía vendría con nosotros. Se fue, y al cabo de un rato vino a decirnos que Tam le había conseguido sitio, así que ya iría por su cuenta.

A todo esto, de Roberto no sabíamos nada; pensábamos que pasaría por allí en algún momento, pero el tío ni caso, y eso que habíamos hablado de salir a la mañana siguiente temprano si yo estaba mejor. Al cabo de un rato, como teníamos un poco de hambre, volvimos al restaurante para cenar. Esta vez pedimos un plato de calamares fritos, otro de patatas y otro de macarrones con marisco (que resultó ser calamares). Los calamares fritos resultaron estar tan deliciosos que pedimos otro plato palillos Lo malo es que no eran muy abundantes, para mala suerte de los dos gatitos que querían compartir nuestra cena y nos ponían ojitos desde debajo de la mesa... Cuando terminamos de cenar pagamos (92.000 rupias) y regresamos caminando a nuestra cabaña. Como aún no sabíamos nada de nuestro infame conductor, preguntamos a Tam dónde podíamos encontrarlo, y nos dijo que quizá estuviera en una cafetería cercana; daba la impresión de que tampoco se llevaba muy bien con la gente del Nirvana. Efectivamente, le encontramos en el café, bebiendo copas con sus amigotes. Se notó a la legua que no le hizo ni pizca de gracia que le fuéramos a buscar, y mucho menos que le dijéramos que salíamos para Bajawa a las 7 de la mañana.


Macarrones con marisco


Patatas y calamares (las patatas también estaban muy ricas)


Anocheciendo

Luego volvimos al Nirvana para pagar la cuenta del alojamiento (450.000 rupias por 2 noches) y preparamos las mochilas para el día siguiente. Recogimos nuestras cosas con mucha pena: nada nos hubiera gustado más que quedarnos otro día en Riung para volver al mar, pero tal como estaba yo no debería darme el sol, al menos en un par de días ops Cuando tuvimos todo listo salimos al porche, pusimos una espiral y estuvimos un ratito allí sentados, viendo cómo las lagartijas y los geckos comían insectos. Uno enorme entró en nuestra cabaña. Era muy bonito, y nos encantó que fuese a pasar la noche allí, así se comía a los mosquitos Icon Smile Luego, no muy tarde, nos fuimos a dormir. Al día siguiente iba a tocar madrugar de nuevo.


Nuestro amigo el gecko


Pronto, el siguiente capítulo: Riung-Bajawa. Como veréis fue, con diferencia, el día más desagradable del viaje, en el que se produciría el enfrentamiento definitivo con Roberto.

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Gayofita
Multidestinos
Multidestinos


Cantidad de envíos : 161
Edad : 38
Localización : Madrid-Sevilla
Fecha de inscripción : 06/10/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 29 Jun 2011 - 0:09

Muchas gracias por subir otro capítulo!! Qué chulas las fotos del snorkel. El otro día estuvimos en el decathlon y nos compramos unas gafas y el tubo. Las aletas ya he leido que las alquilasteis allí, menos mal porque cargar con ellas todo el viaje...

Vaya faena que me digas que la LP es una kk... porque vuestro diario y esta guía es lo que vamos a llevar.

Nosotros no tenemos intención de ir al parque de las 17 islas, sino ir a Rinca, que he leido que también hay buenas zonas para hacer snorkel. Ya que estamos en Labuan Bajo mejor hacerlo allí y no desviarnos.

A ver si te da tiempo a terminar el diario o aunque sea la parte de Flores antes de que nos vayamos el 22.

Menudo lío de precios, con tantos ceros no sé la equivalencia en euros, pero no tiene que ser muy caro el alojamiento, no? ¿A cuánto os salía por persona la noche?

Te sigo leyendo!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Mar 5 Jul 2011 - 11:44

De nada! acabo de volver de una semana de vacaciones, pero espero poder colgar nuevos capítulos en breve. Nosotros también nos vamos el 22, y quería dejar esto más avanzado, para que no se me junten 3 diarios largos con muchos días de cada uno sin terminar. Así que intentaré terminar al menos la parte de Flores.

Para el snorkel, en Labuanbajo se pueden conseguir también gafas y tubo para alquilar, por si alguno de vosotros no lo ha comprado y le interesa. Nosotros ahí fuimos a Rinca (aunque en esta isla no se para para hacer snorkel, creo que si haces el viaje de 2 días en barco sí se para cerca de Komodo) y después a Pulau Bidadari, una pequeña isla donde hay un fondo marino muy chulo. Si tenéis más tiempo, se puede alquilar un barco para ir a otras islas menos frecuentadas y con buenos sitios para bucear.

Los precios de los alojamientos estaban entre 15 y 22 €, más o menos, con una curiosa tendencia a ser más caros cuanto más chungo era el lugar en cuestión.

La LP es muy mala, sí... Nosotros acabamos comentando muchas veces que había que interpretarla al revés; si un sitio lo ponían bien sería malísimo, y que otro no saliera era hasta buena señal. Por ejemplo, una de las mejores experiencias del viaje la tuvimos en el centro de buceo Two Fish, en el norte de Sulawesi, por el trato super personalizado que nos dieron y lo bien que nos trataron, y la guía ponía que era impersonal. No daban una, vaya.

En breve sigo con el Diario!

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Vie 8 Jul 2011 - 12:45

Bueno, aquí está el siguiente capítulo del Diario, el del peor día del viaje. Qué mal lo pasamos! :S

Día 15 de agosto de 2010: Riung-Bajawa-Luba-Bena (1ª parte)

Nos levantamos poco después de las 6, y pedimos el desayuno; esa noche habíamos dormido muy bien. Al salir, vimos que teníamos en el porche un escarabajo enorme. Mientras esperábamos fuimos recogiendo todas las cosas, hasta que por fin nos trajeron el pan con mermelada y mantequilla, el té y el café. Cuando terminamos nos despedimos del chico riquiño que nos traía el desayuno (estaba todo el día trabajando, era algo impresionante) cogimos nuestras mochilas y nos dirigimos al coche, donde Roberto nos esperaba con cara de pocos amigos. Metimos todo en el maletero y nos fuimos. Nos dio muchísima pena dejar Riung, si no fuera porque seguía muy quemada me hubiera encantado pasar allí un par de días más sad

Tomamos la carretera a Bajawa, la cual nos habían comentado que era muy mala. Al poco rato nos dimos cuenta de que “mala” se quedaba muy corto para definir aquello: en gran parte era una especie de pista de tierra con restos de asfalto llena de enormes baches, por la que parecía increíble que pudiera pasar un coche. Obviamente, eso nos hacía avanzar con bastante lentitud. Alrededor de las 8 empezamos a encontrar a muchísima gente por la carretera, muy arregladita; como era domingo, la gente se había puesto sus mejores ropas y se dirigían a la iglesia, con sus misales en la mano. Al pasar por delante de ella, vimos que estaba llenísima de gente, todo el pueblo debía estar allí metido.


La carretera estaba en un estado deplorable, en bastantes tramos muchísimo peor que en esta foto

Continuamos nuestro camino, y horas después, al acercarnos a Bajawa, pudimos contemplar los dos volcanes cercanos al pueblo, el Gunung Inerie (imponente con sus 2.245 m.) y el Wawo Muda, un volcán en cuya cima se pueden ver unos pequeños lagos anaranjados cuando es temporada de lluvias. A los lados de la carretera comenzaron a aparecer también algunas colinas con cultivos en forma de terrazas, que son relativamente comunes en la parte oeste de Flores. Poco después de las 10 Roberto nos paró en unas aguas termales, cerca de Soa. Empezábamos a sospechar que el hombre nos estaba llevando a los sitios standard de cualquier tour, sin posibilidad de flexibilidad ninguna, que era lo que habíamos acordado con Harry.


Arrozales, con el volcán al fondo

Como no sabíamos qué tal estaban las termas en cuestión, fuimos a echar un vistazo, no muy convencidos. Yo seguía quemada, y Migui tenía unas heridas en el pie, así que la idea de meternos en agua caliente no nos resultaba demasiado atractiva. Pagamos la entrada (10.000 c/u) y dimos una vuelta por las instalaciones, que estaban en un estado un tanto deplorable. Un pequeño río de agua caliente surcaba el terreno, cayendo en pequeñas cascadas y dando una sensación de bochorno, mientras un grupo de niños, ajenos al calor, se divertían chapoteando en sus aguas. Al final del recinto había una gran piscina artificial que recogía parte del agua, y en la que nadie se bañaba por estar en un estado un poco chungo. Al pasar caminando por esa zona, de repente se me pegó un bicho muy desagradable en la cabeza, una especie de garrapata con alas. Migui me la intentó quitar, y cuando lo logró (se adhería con mucha fuerza) se aferró a él. Lo pasamos fatal para deshacernos de ella, era muy resistente y no había forma. Cuando por fin lo logramos, fuimos tirando hacia la salida, con ganas de marcharnos ya. De camino pasamos por una piscina natural donde algunos lugareños se bañaban en las aguas termales. Nosotros no quisimos probar el agua caliente, y nos fuimos (creo que no estuvimos ni media hora en total).


En las termas (termas se dice air panas, "agua caliente")




Piscina donde se bañaba la gente local

Tras regresar al coche continuamos hacia Bajawa, donde fuimos a buscar alojamiento. Miramos un par de habitaciones en el hotel Edelweiss, que estaba bastante bien, y nos enseñaron una de 150.000 y otra VIP de 200.000. Al final nos quedamos con la última, estaba más chula y la diferencia de precio no suponía mucho entre los dos (poco más de 2 € cada uno). Nos comentaron que había un supermercado cerca y también un sitio de internet (aunque luego esto sería un poco relativo, como casi todo en Indonesia); luego, como teníamos un poco de hambre, fuimos a comer al restaurante chino de al lado, el Camellia, en el que según la LP estaba muy buena la comida. Los precios eran bastante mayores que lo que decía la guía, unos 25.000 el plato (en lugar de 15.000). Pedimos patatas para compartir, satay de pollo (una especie de brochetas, con salsa de cacahuete) para Migui y tofu frito para mí. Nos tardaron una eternidad en traer la comida, y vinieron sólo sus 6 brochetas y las patatas. Y en ese momento me dicen que no había tofu, mierda! (después de más de media hora de espera! grrr). Pedí calamares entonces, y tampoco había, buf... Al final, para salir del paso, pedí una sopa de noodles y verduras. Volvieron a tardar mucho, y cuando Migui terminó de comer yo aún no tenía mi plato. Por fin lo trajeron un rato después, y me lo comí a toda prisa para poder salir cuanto antes. Una vez fuera, vimos que Roberto estaba hablando con 4 guiris allí cerca, pero en ese momento no le dimos importancia.


Vista de Bajawa, con el Gunung Inerie al fondo, desde nuestro piso del hotel


Migui, con el satay y las patatas

Después de comer pasamos un momento por la oficina de turismo para preguntar por sitios chulos para ir. Nos recomendaron ir ese día a Bena, Luba y unas cascadas, y al día siguiente salir temprano para ver Wogo y Old Wogo, antes de irnos a Labuanbajo. A continuación intentamos encontrar el supermercado, pero fue imposible, así que al final fuimos a buscar a Roberto y le pedimos que nos llevara a alguno antes de ir a ver alguno de los pueblos ngada de los alrededores. En lugar de eso, nos llevó al mercado del pueblo, lleno de puestos de comida y cosas básicas. Lo que necesitábamos con más urgencia era insecticida o espirales antimosquitos, pero no encontramos. La gente nos miraba con curiosidad, pero luego no nos entendíamos apenas. Al final conseguimos comprar jabón y un mechero, y volvimos al coche.


En el mercado local

A continuación pusimos rumbo a Luba, el primero de los pueblos que visitaríamos, sin sospechar que la situación con Roberto estaba a punto de estallar. Nos acercamos aún más al Gunung Inerie, y el aire que respirábamos empezó a oler a azufre, un “aroma” muy similar al de los huevos podridos. Por fin llegamos a un punto de la carretera en el que el coche se detuvo, y Roberto nos indicó el camino a Luba. Nos dijo que no nos esperaría, pues el segundo pueblo, Bena, estaba muy cerca, y que fuéramos andando (no es que me importe ir andando, pero que nos lo impusiera el fulano no me pareció muy normal). Tomamos el camino hacia Luba, que subía por una pequeña colina, rodeado de vegetación, y por fin llegamos.


De camino a Luba, ya cerca del Gunung Inerie

Luba era un pueblo sencillo, pero auténtico y muy curriño icon_liebhab Antes de nada fuimos a entregar una pequeña donación (5.000 cada uno) para la gente de la aldea, y luego dimos un paseo por ella. Las casas estaban situadas rodeando un espacio central amplio en el que se situaban algunos monumentos de tipo macho y hembra, además de las tumbas de la gente del pueblo. En los porches de las casas algunas mujeres vendían unos cinturones de ikat bastante bonitos, tejidos con lana de diferentes colores. En el espacio abierto los niños jugaban a la pelota, mientras algunas señoras mascaban betel con sus dientes rojizos. Las mujeres nos saludaban al pasar; fuimos hasta la parte central, y estuvimos viendo los monumentos de la aldea, siempre en pares: por un lado estaban los ngadhu, que representan a los antepasados hombres, con forma de parasol, y por otro lado estaban las bhaga, unas pequeñas casitas simbolizando a los ancestros femeninos. Ambos recuerdan a los antepasados, a la vez que buscan la protección de sus espíritus. Había también otro tipo de monumento de tipo megalítico, un ture, parecido a un altar y realizado con grandes piedras. En las tumbas vimos que muchos de los muertos tenían nombres que parecían medio sacados del latín, como Yacobus, Kristianus o Agustinus. Muy curioso.


Luba, con el volcán al fondo

La cultura ngada es animista, y aunque hoy en día la mayoría de los pueblos son también cristianos, siguen conservando tradiciones muy antiguas que requieren el sacrificio de muchos animales en todo tipo de ceremonias relacionadas con el nacimiento, el matrimonio, la construcción de casas, la muerte, etc. ops En algunas de las casas había colocados cuernos de búfalos y mandíbulas de cerdos, para recordar esas ceremonias. Vimos que, además de los pares de monumentos macho-hembra, había también unas curiosas figuras sobre los tejados de algunas viviendas, unas representando a humanos y otras con forma de pequeñas casas en miniatura. Muchas de las casas tenían partes de madera labrada con motivos de animales y vegetales como decoración.


Mandíbulas de animales para recordar las ceremonias realizadas


Figura "macho" en lo alto de una casa. Más bien parece un muñeco de vudú, no?


Una mujer contemplando el pueblo, con los nghadu en primer término y, justo detrás, las bhaga

Mientras recorríamos el pequeño pueblo sólo estábamos nosotros y unos chicos extranjeros que habían venido en un par de motos, así que estaba todo muy tranquilo. Cuando nos íbamos una anciana que iba bastante puesta de betel, toda feliz, vino a decirnos selamat jalan (es un saludo que se dice a alguien que se va) y se quedó despidiéndonos en la salida del pueblo. Al irnos vimos un cerdito negro precioso, casi un bebé, y me dio penita…


El camino que lleva a Luba, con la señora agitando la mano en señal de despedida. Qué riquiña!

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Vie 8 Jul 2011 - 15:07

Día 15 de agosto de 2010: Riung-Bajawa-Luba-Bena (2ª parte)

Fuimos camino abajo por el camino que llevaba a la carretera, y de allí bajamos andando hasta Bena, el segundo pueblo, que resultó ser muchísimo más grande y –por desgracia- también más turístico. Bena era un pueblo muy chulo, pero quizá tenía menos encanto que Luba, porque algún bus había soltado a un grupo de guiris en tour que se hallaban paseando por el pueblo como si fuera su casa icon_verlegen Habíamos tenido mala suerte y llegamos justo después de un grupo grande de italianos ruidosos, pero intentamos no ir siguiéndoles.
La estructura de Bena era similar a la del pueblo anterior, con un gran espacio central rodeado de casas, pero en este caso era enorme, y la parte central estaba organizada por niveles para adaptarse a la orografía del terreno, pues el pueblo estaba situado sobre una colina. Aquí, además de los ngadhu y las bhaga, aparecían también los ture, pero éstos eran enormes, con unos monolitos verticales mucho más impresionantes que los de Luba. En algunas de las casas había una gran cantidad de cuernos de búfalos sacrificados (al menos, entonces nos parecieron muchos; claro que aún no habíamos llegado a Tana Toraja).


Cuernos de búfalos inmolados


Aquí también había vudu-dolls de estos... ops


Uno de los grandes ture

Tras dar una pequeña vuelta por la parte central del pueblo, nos acercamos a las casas. En el porche de una de ellas se estaba celebrando una misa católica; a ella asistían las mujeres del pueblo, que cantaban sentadas en torno al porche, mirando hacia un mini altar presidido por una cruz, sin cura. Una monja vestida de blanco, al lado, guiaba los cánticos. Entonces llegaron un grupo de guiris de tour, y casi les metieron las cámaras en los ojos para hacerles fotos. Me pareció una tremenda falta de respeto, no pasa nada por hacer alguna foto sin molestar, o por fotografiar pidiendo permiso, pero ese descaro es asqueroso.


Misa en una casa


Artesanía local

Luego subimos hasta un mirador desde el que se veía un panorama impresionante del volcán, muy bonito. En él había una hornacina con una virgen, y una especie de parasol cubierto de telarañas, con una mega araña tejiendo sus hilos. Estuvimos un poco contemplando el paisaje, y volvimos a bajar para dar otra vuelta por el pueblo, fijándonos en los monumentos y los adornos de las casas. Después, regresamos al coche.


En lo alto del mirador


La "arañita"!


Gunung Inerie


Bena

Al entrar en él, le preguntamos a Roberto que a dónde íbamos a continuación, pues aún eran las 3, y nos contestó que de vuelta a Bajawa! confused Le dijimos que queríamos ir a las cataratas o a Nage, y nos empezó a recriminar que cambiásemos el “programa” (ese que en principio no estaba cerrado porque todo era flexible), que si habíamos pasado una noche más en Riung, que si queríamos ir a más sitios, etc. Y nos acabó diciendo que si incluíamos más pueblos (pueblos que estaban a unos pocos kilómetros, por otra parte) nuestro dinero no era suficiente. Con Harry habíamos acordado que podríamos ir a donde quisiéramos si nos apetecía visitar algún lugar cercano, pero Roberto pasaba de todo. Al final nos dijo que si no nos dejaba allí mismo y se piraba. Nos llamó bullshit, entre otros insultos, gritándonos en tono amenazante, y le dijimos que si incumplía el contrato no le pagaríamos el millón de rupias que faltaba. Nos quería dejar tirados, pero finalmente conseguimos que nos llevara a Bajawa. Flipamos cuando nos quiso parar en un par de sitios para hacer fotos, pero le dijimos que continuara y pasamos de él.

Al llegar a Bajawa quería dejarnos allí y que le diéramos 500.000 rupias más, sin continuar ya a Labuanbajo. Obviamente, después de habernos gritado e insultado le dijimos que ni de coña, y que queríamos hablar con su jefe. Fuimos a buscar un teléfono público, pero cuando lo encontramos resultó estar cerrado por ser domingo. Había unos señores dentro, y nos abrieron la puerta; nos explicaron que no podíamos llamar desde allí, pero nos ayudaron a llamar desde nuestro móvil. El mío no conseguía conectar, pero finalmente logramos llamar a Harry desde el de Migui. Le expliqué a Harry todo lo que había ocurrido, pero no nos hizo mucho caso, o al menos eso parecía. Cuando colgamos, rayados, regresamos al Edelweiss. Entonces, de camino, nos llegó un sms de Harry, que estaba con un tour. Claro, por eso no hablaba con claridad, no querría que sus clientes se enterasen de que había problemas graves con uno de sus conductores. Nos decía que llamaría más tarde.

Al llegar al hotel, hablamos con Roberto. Empezó a discutir con nosotros, y un guía y un señor chino intentaron mediar, sin mucho éxito, pues él estaba hecho una furia. Le dijimos que si nos dejaba allí no le pagaríamos más, y entonces él se enfadó, nos insultó de nuevo y nos gritó, y nos dijo que nos quería matar… todo de muy mal rollo. Entonces le dije que muy bien, que ya que nos había amenazado de muerte si quería llamábamos a la policía e interponíamos una denuncia contra él. Se montó un pifostio del 15, y mogollón de gente se arremolinó alrededor para ver qué pasaba. Al final un guía de un tour intentó ayudarnos un poco, habló con nosotros y con él, pero aún así nos decía que lo mejor era pagarle, para que se pirase (mucho ojo con los guías de los tours, son muy corporativos y se defienden entre ellos; aunque algunos intenten ayudar, todos intentan sacar tajada). Le dijimos que, después de lo ocurrido, ni queríamos ir con él, ni estábamos dispuestos a darle ni una sola rupia a un fulano que nos había insultado y amenazado.

Entonces llamó Harry y hablé con él; le expliqué en detalle todo lo que había ocurrido, desde lo de intentar meter a otra gente pagando y la falta de flexibilidad hasta los insultos y las amenazas, y me dijo que si era cierto no le pagásemos nada más. Después de hablar, incluso nos mandó otro mensaje que enseñamos a Roberto. Éste, al ver que no iba a conseguir nada, y que podía meterse en un lío mucho mayor si llamábamos a la policía, al final se piró, gritándonos en indonesio. Lo habíamos pasado muy mal, sobre todo Migui, que había vivido su primer problema chungo en un viaje, pero al menos nos habíamos librado de él. Después todo el mundo vino a hablar con nosotros para intentar animarnos y comprobar que estuviéramos bien. Uno de los guías, que nos dijo que era muy amigo de Harry, nos comentó que Roberto era muy mala persona, y que ya otro día había visto cómo les hacía algo similar a unos italianos, y no se responsabilizaba de lo acordado en el contrato (muy mal por Harry, por cierto, al trabajar con una persona que tiene ese tipo de referencias negativas). Nos dijo que era un “fucking driver”, y que hacíamos bien en no seguir con él, porque él era el problema.

Evitad a Roberto, es chunguísimo! Su matrícula es L2540PN, y éste es el coche:

(Tenéis también una foto suya en el capítulo de Maumere a Moni)

Estuvimos un rato en el hotel para relajarnos, y hablamos un poco con un par de guías (que, cómo no, nos dieron sus teléfonos para intentar hacer negocio cuando llegásemos a Labuanbajo) y con un señor chino que era muy entrañable. Probé a hablar un poco en mandarín con él, y nos entendimos! (normalmente me da bastante palo, porque a veces la otra persona habla cantonés u otro dialecto, y es imposible la comunicación). Me hizo mucha ilusión. Después nos despedimos de él y, algo más animados, estudiamos qué podíamos hacer.

Ahora, obviamente, teníamos otro problema: salir de Bajawa. Dudábamos si intentar viajar en el autobús público o alquilar otro coche. El bus público parecía bastante duro para hacerlo del tirón, puesto que eran unas 10 horas de viaje en un vehículo antiguo y atestado de gente hasta los topes, como sardinas en lata. Sin embargo, conseguir un coche desde allí, en mitad de la isla, no iba a ser fácil; todos los coches iban de Labuanbajo a Maumere y viceversa. Hablamos con algunos guías y con los chicos de la oficina de turismo; al principio nos conseguían un coche por unas 1.600.000 rupias, una barbaridad, y tras negociar nos ofrecieron llevarnos por 1.200.000, visitando otra aldea ngada al día siguiente, acompañados por un lugareño, y parando en algunos lugares por el camino. En teoría un día de alquiler no debería pasar de 600.000 rupias como máximo, y además en Labuanbajo el conductor encontraría fácilmente clientes para hacer el trayecto inverso, pero estábamos en una posición difícil, pues sólo teníamos una oferta y si no la aceptábamos sólo nos quedaría el bus infernal. Total, que al final acordamos esas condiciones. Y es que el sector turístico en Flores funciona como una pequeña mafia, todos se apoyan entre ellos y al final si tienes problemas no queda más remedio que adaptarse a lo que te ofrecen.

Entonces, viendo los precios desde Bajawa, empezamos a sospechar… no lo podemos afirmar con seguridad, pero creemos que Roberto había acordado con los 4 guiris el viaje a Labuanbajo por un precio superior al millón de rupias que nos quedaba por pagar, y nos dejó tirados a nosotros, intentando al mismo tiempo sacarnos 500.000 más, a ver si colaba (cuando le volvimos a ver en Labuanbajo se reforzaron nuestras sospechas).

Luego volvimos un rato a la habitación para descansar. Fijándonos un poco, vimos que aunque estaba bastante bien había mucho polvo por todas partes. Pero al menos las sábanas parecían estar limpias, y el hotel era de lo mejor que se podía encontrar en Flores. Más tarde salimos a cenar a un restaurante cercano, el Lucas. Pedimos unos platos de pasta y tofu frito con tomate, además de unas limonadas y té de gengibre (este último resultó ser un poco raro).


Tofu frito con tomate (tofu es tahu en indonesio)


Restaurante Lucas

Luego nos fuimos a dormir, deseando dejar atrás de una vez todo el mal rollo y continuar nuestro viaje en paz. Sin embargo, el día siguiente nos depararía otra mala experiencia… icon_verlegen


En breve subo el siguiente capítulo, Bajawa-Labuanbajo, otro día aciago (con problemas y tortura musical incluida!).

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Miér 13 Jul 2011 - 12:32

Día 16 de agosto de 2010: Bajawa-Labuanbajo (1ª parte)

Nos levantamos temprano, pasadas las 6, y recogimos nuestras cosas. Luego bajamos a desayunar. Mientras esperábamos a que nos trajeran los alimentos, uno de los guías del día anterior, Agustinus, nos comentó que tenía un cliente que quería ir a Rinca y le gustaría compartir el barco con nosotros, nos costaría 750.000 rupias. Aceptamos, pues un barco para los dos nos saldría más caro, y quedamos en vernos en Labuanbajo; nos dio su teléfono.
Desayunamos un huevo y dos tostadas, café y té (se podía elegir pancake de banana en lugar de las tostadas). Nos pusieron también un plato de fruta, pero como íbamos un poco justos de tiempo no la comimos. Luego hicimos el check out rápidamente y fuimos al coche con el conductor y Alfons, un señor mayor del pueblo bastante riquiño, moreno y con bigote, que era con quien habíamos firmado el contrato, y que además nos haría de guía en el pueblo.


Nuestra habitación en Bajawa

Fuimos con el coche hasta Bela, el pueblo más pequeño de los 3 ngada que habíamos visto, y donamos 10.000 rupias cada uno para la aldea. Después Alfons nos estuvo explicando y respondiendo a nuestras preguntas. Nos contó que en cada pueblo ngada hay unos clanes, y por cada uno de ellos tiene que haber un parasol (ngadhu) y una casita (bhaga), representando a los antepasados hombres y mujeres respectivamente. Siempre tienen que ser pares, según los clanes que haya en el pueblo. Además, por cada clan hay una casa macho y una casa hembra (representadas por las figuras que parecen de vudú y pequeñas casas en lo alto del tejado), pero en este caso una de ellas puede estar en otro pueblo. Cada uno de los clanes tiene que tener una casa macho con una figura en lo alto, y es dirigido por un hombre. Vimos algunas casas que no tenían nada sobre el tejado, lo cual significaba que pertenecían a una nueva familia. En general, todas eran más sencillas y humildes que las de Luba y Bena, y algunas ya no tenían el tejado tradicional, sino uno más moderno y barato.


Bela con los ngadhu


Casas más modernas



En cuanto a los ture, se utilizan como altares para hacer ofrendas, y en ellos se realizan ceremonias animistas. En todas las ceremonias se sacrifican búfalos, vacas o cerdos, normalmente bajo el parasol; En los bhaga se ponen ofrendas diversas, como arroz, cerdo, etc. Alfons nos contó que cuando se construye una casa o nace un niño varón es necesario celebrar una ceremonia y sacrificar un búfalo, pues si no caerá la mala suerte sobre ellos. En caso de que se celebre un matrimonio hay que sacrificar una vaca, y para casi cualquier cosa se sacrifica un cerdo. Luego, para recordar esas ceremonias, se ponen en las casas las mandíbulas de los cerdos y los cuernos de los búfalos, a un lado del porche.


Bhaga


Panorámica de la aldea

Alfons nos explicó que antiguamente se enterraba a los muertos en el interior de las aldeas, pero ahora ya no, se les llevaba a otros cementerios fuera de ellas. Sin embargo, en Bena sí que siguen enterrándolos dentro del pueblo.

Dimos un paseo por la pequeña aldea, que estaba llena de perritos pequeños muy curriños. Sin embargo, aunque había alguna gente trabajando por allí, se veían pocas personas, porque a las 7 la mayoría de los niños van a la escuela y los hombres también van a trabajar fuera del recinto de la aldea. Al ir paseando nos iba saludando la gente, y viceversa; algunas personas eran muy riquiñas Icon Smile Nos preguntaron de dónde éramos y si estábamos casados, y nos entendimos más o menos con mi pobre indonesio; pero luego quisieron hablar de más cosas, y ya no pude comprender lo que me decían. Luego me hice una foto con un grupo de mujeres y niños con los que había estado hablando y se la enseñé para que se vieran.


Casas tradicionales


Yo con la gente del pueblo


Algunos perritos eran taaan adorables! icon_liebhab

Tras visitar el pueblo dejamos a Alfons en Bajawa y seguimos nuestro camino hacia Labuanbajo. El camino era muy largo, pero se hacía ameno porque de vez en cuando parábamos para hacer fotos y ver algunas cosas. Estuvimos en una destilería de arak (licor de palma), donde probé un poco; no estaba mal, aunque era fuertecillo. Al salir de allí el conductor nos preguntó si teníamos hotel en Labuanbajo, y como aún no habíamos reservado nada llamó a un sitio que conocía y estaba bien para reservarnos tres noches. Quizá lo más chulo que vimos por el camino fueron unos arrozales y un lago, el Danau Ranamese, ya cerca de Ruteng.


Alejándonos de Bajawa... el Gunung Inerie desaparecía tras las montañas


Destilería de arak


Arrozales


Danau Ranamese

Luego continuamos hacia allí, y de pronto le llamaron al móvil. Tuvo una conversación con alguien en indonesio, y al colgar nos dijo que acababan de llamarle para recoger a unos clientes en Maumere a la mañana siguiente; justo al otro lado de la isla. Vaya paliza, pensamos, pobrecillo (qué inocentes somos a veces… ops). Al rato llegamos por fin a Ruteng, y paramos a comer en el Agape Café, un restaurante nuevo con vigas de madera, bastante espacioso. Pedimos patatas fritas, calamares, una tortilla y una hamburguesa para Migui (lo malo fue que cuando trajeron la tortilla tenía salchicha, así que le tocó comérsela también a él). Después de la comida pedimos un café-chocolate y un chocolate, que al estar hecho en agua no estaba tan bueno como hacía pensar su buena pinta. No sé por qué me emperro en probar el chocolate en otros países, si normalmente no es nada del otro mundo. Nos costó todo 76.000 rupias.


Pasamos por algunos pueblos en los que estaban ensayando para el Día Nacional

Estábamos contentos, y hasta pensamos en invitar a tomar algo al conductor, ya que éste era majo… pero justo entonces salió del restaurante. Le esperamos un momento, y cuando regresó, la sorpresita: según él se había encontrado (así casualmente) con el guía con el que tenía que ir a Maumere a recoger a unos extranjeros que venían de Bali, y ahora este último decía que había alquilado el coche hacía un mes, y que teníamos que cambiar a otro. Putos piratas de Flores! mysmilie_121 Joder, aquello ya era impresentable! El supuesto guía estoy segura de que era un coleguita, pues acababa de bajar de un bus y su nivel de inglés era poco mejor que el mío de indonesio; seguramente el conductor no tendría ganas de ir hasta Labuanbajo para luego volver, y había orquestado aquella farsa (su matrícula es N-1546-CW, tampoco os lo recomiendo).

Nos negamos en rotundo y les dijimos que queríamos seguir con el mismo coche, que teníamos el contrato firmado (una vez más, otro conductor se pasaba un contrato por el forro); pero todo fue inútil. Utilizaban los argumentos más absurdos que se puedan imaginar para justificarse e intentar tener razón, y cuando encontraron a un señor dispuesto a llevarnos vivimos otra situación un tanto desagradable: nos vimos rodeados por una decena de indonesios con pintas de quinquis, que cogieron nuestras cosas y directamente las metieron en el otro coche. Y vaya coche! Una especie de furgoneta cutre que se caía a trozos, con la puerta que no encajaba del todo bien debido a un golpe bastante fuerte que se debía haber llevado, y al que le faltaba una ventanilla, en lugar de la cual habían puesto una tablilla de contrachapado. Nosotros habíamos pagado por un coche todoterreno tipo Kijang, bueno para recorrer aquellas carreteras tan jodidas, y nos ofrecían aquello, sin más opciones. O eso, o nos quedábamos tirados otra vez en Ruteng. Y aún encima pretendían que pagásemos una parte por adelantado (supongo que para que nuestro “simpático” conductor se llevase más pasta y darle menos al señor). Dijimos que ni hablar, que si teníamos que ir en aquella cafetera de hojalata pagaríamos al llegar, como estaba acordado, no antes.

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...


Última edición por Nymeria el Miér 13 Jul 2011 - 12:51, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Gayofita
Multidestinos
Multidestinos


Cantidad de envíos : 161
Edad : 38
Localización : Madrid-Sevilla
Fecha de inscripción : 06/10/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 21 Jul 2011 - 13:19

Hola!! Muchas gracias por actualizar el diario!!

He estado 12 días fuera de España, me he ido con mis padres a un crucero por las islas Griegas y luego mini tour por Atenas y Peloponeso. Y mañana nos vamos!!!! Salimos por la noche con destino a Pekín, Guilin y luego ya salto a Indonesia!!! ¡¡Qué ganas y qué nervios!!!

¿Vosotros también os vais mñana, no? ¿A dónde?

Si te da tiempo a actualizar la última parte bien, sino, con lo que he leido creo que llevamos ya una idea y sobre todo foto del Roberto!!!

Suerte en vuestro viaje!
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Vie 22 Jul 2011 - 15:27

Hola!! nosotros salimos también esta noche, hoy dormimos en Madrid y mañana salimos ya hacia Kuala Lumpur!

Este año vamos a Camboya y Malasia peninsular, ya estoy súper nerviosa!

Esta tarde estaré liada con los últimos preparativos y no me dará tiempo a actualizar, así que os dejo un par de consejos:

- Echad un vistazo en el puerto si llegáis con tiempo; quizá podáis conseguir un barco algo más barato que a través de agencia, y verlo in situ (fijaos en tema chalecos y demás, aunque poquísimos tienen).

- Si vais a Rinca, mejor el trekking de 2 horas, en el de 1 no da tiempo a ver apenas nada. El de 2 merece mucho la pena, pese a que haga calor.

- Meted alguna pequeña isla en el itinerario, tipo Pulau Bidadari o similares, el snorkel ahí también es muy chulo!


Bueno, pues nada más, que tengáis muy buen viaje!! me pasaré por aquí de vez en cuando, así que si tenéis preguntas os intento contestar desde allá.

Un saludo y suerte con todo! smi_04

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 25 Ago 2011 - 14:20

Bueno, tras nuestro regreso de Camboya y Malasia, retomo este Diario Icon Wink:

Día 17 de agosto de 2010. Labuanbajo-Rinca-Pulau Bidadari

Nos levantamos temprano, a eso de las 6; recogemos todo para cambiarnos al Bajo Hotel, y cuando nos vamos a duchar seguimos sin agua. Vergonzoso, vaya. Me visto y voy a protestar; al principio no me hacen mucho caso, pero insisto y consigo que nos abran la llave del agua por fin. Todo esto, con lo que no contábamos, nos retrasa mucho, y acabamos terminando de recoger nuestras cosas bastante más tarde de lo previsto.

Cuando vamos a desayunar, aunque en teoría había varias cosas para elegir, sólo hay pancake de plátano con té o café. Como a Migui le duele el estómago, sólo yo puedo comer el pancake, con bastante prisa. Luego hacemos el check out y pagamos (200.000 rupias, una pésima relación calidad/precio). A continuación tenemos que buscar un transporte para ir hasta el Bajo Hotel; la mujer más joven del hotel para un bemo y nos dice que le paguemos 6.000 rupias, pero en cuanto se da la vuelta viene la otra señora del hotel, la vieja, y le dice al conductor que le pagamos 10.000, se mete en medio sin que nadie la llame cuando ya habíamos acordado. Al final no podemos ni protestar, serán 10.000. En fin, qué chunga es la gente de esta isla! Estamos hasta el gorro ya de su forma de ser tan desagradable icon_verlegen


Pancake de plátano

Vamos en el bemo hasta el nuevo sitio y dejamos las cosas en la habitación, que es mucho mejor que la anterior y está infinitamente más limpia (aunque luego, a la vuelta, veremos que no hay ducha, sólo mandi y chorrito). Desde el Bajo Hotel nos vamos corriendo a la agencia; habíamos quedado a las 7:45 y llegamos ya unos minutos tarde. Justo después llegan Maribel e Iván, pero el barco no puede salir aún. Esperamos un buen rato, y como aún no salimos les decimos a los de la agencia que vamos al súper un momento. No hay mucha variedad, pero compramos galletas y agua para el trayecto (43.000 rupias) y luego volvemos. Al llegar de nuevo a la agencia nos dan las aletas para el snorkel, y poco después llega el chico que nos tiene que llevar al barco. Por fin nos vamos; el chico nos conduce caminando por la parte de atrás de la calle y después sobre las piedras del muelle, pasando por un lugar en el que estaban quemando un gran montón de basura, que despide un olor nauseabundo icon_baeh Tras pasar por allí tratando de no respirar mucho, llegamos por fin a la parte del puerto de la que saldremos. Pero el barco todavía no está allí, y tenemos que esperar un montón de tiempo hasta que por fin viene.


Nuestra nueva habitación

Cuando llega embarcamos todo, y el chico que nos había llevado hasta allí se va. Iniciamos la travesía marítima que nos conducirá a la isla de Rinca, y nos vamos alejando de Labuanbajo mientras pasamos ante muchas islas preciosas, cruzando zonas de corrientes y remolinos muy fuertes que dan bastante respeto. Comentamos que con nuestro nivel preferimos no bucear en sitios así por ahora. No se ve el fondo, y el mar parece bastante calmo. Vamos disfrutando del paisaje, que es muy chulo, relajándonos en el barco. Tras navegar durante unas dos horas, llegamos a Rinca casi a las 11.


Yendo hacia Rinca







Atracamos el barco, en un muelle alrededor del que nadan innumerables pececillos. Justo al bajar a tierra, vemos ya al primer dragón de Komodo, tan inmóvil que casi dudas que esté vivo (obviamente, sí lo está). Después hay que caminar un buen trecho hasta llegar al Centro de Visitantes del Parque Nacional, atravesando una zona medio desértica que se inunda en época de lluvias, y en la que hay algunos cangrejos violinistas. Por el camino también podemos ver algún mono.


Ya estamos en el PN de Komodo!





Cuando llegamos al centro de visitantes, vemos que hay que pagar una pasta cada uno entre entrada, tasas y demás (entre los dos nos toca apoquinar 382.000 rupias). Con la entrada está incluido un trekking de 1 hora por la isla, pero hay la opción de alargarlo a 2 horas pagando 50.000 rupias más entre los 4, y a todos nos parece buena idea hacerlo así, para conocer mejor Rinca.

Enseguida llega el guía que nos ha tocado, un señor muy majo y amable llamado Laman. Tras conocerle empezamos enseguida el recorrido; Mr. Laman lleva en todo momento en la mano un palo ahorquillado para defendernos si algún dragón se acerca demasiado. Junto al Centro vemos ya varios dragones, pero la mayoría están durmiendo; allí mismo está la cocina, curiosamente, aunque en teoría no los alimentan (cosa que nos extrañó bastante, si allí siempre hay algunos).


Dragones de Komodo descansando junto a la cocina


Este estaba despierto, y nos miraba atentamente!


Los pequeños están algo más activos, y se puede ver alguno paseando

Mientras vamos caminando por los pequeños senderos de la isla, atravesando un bosquecillo, Laman nos cuenta muchas cosas sobre los dragones de Komodo. Los machos llegan a medir 3 metros, mientras que las hembras son un poco más pequeñas. Poco después pudimos ver a dos de ellas en sus nidos; en cada uno se veían varios agujeros excavados, y una hembra vigilando la zona. Al parecer excavan en vertical un solo nido de un metro de profundidad, en el fondo del cual cavan un espacio hacia un lado, y en el que ponen unos 30 huevos. Luego excavan muchos falsos agujeros más para despistar, y se quedan 3 meses vigilando el nido. Cuando los huevos eclosionan, a los 8 o 9 meses, sólo sobrevive el 20% de los pequeños dragones, pues hay muchos depredadores. Las crías trepan a los árboles y viven en ellos de 1 a 3 años, comiendo al principio insectos, luego lagartijas y otros pequeños animales, y así hasta que crecen y son grandes. Los adultos son caníbales y comen distintos animales, incluidos otros dragones de Komodo y también (aunque pocas veces ha ocurrido) humanos.


Hembra vigilando desde uno de los falsos agujeros


Aunque a veces costaba verlas, las hembras nos tenían controlados en todo momento

Durante el camino pudimos ver muchos dragones; aparte de las dos hembras en sus nidos, en la zona de bosquecillo, vimos unos cuantos machos adultos, algunos de ellos enormes. Se camuflaban tan bien que podías estar muy cerca y no verlos; casi todos estaban descansando bajo árboles. De hecho, las visitas se hacen sólo a ciertas horas del día, cuando hace calor y los dragones han comido ya por la mañana, para minimizar riesgos.


Aunque no lo parezca, bajo ese árbol hay un dragón. Lo veis?

El camino no es muy duro, pero con el calor me cansaba mucho (el sol caía a plomo, y había 37º hot2), de vez en cuando teníamos que parar para beber agua y mantenernos hidratados. Tras salir del bosque atravesamos un río seco, y luego una zona más descubierta, primero con palmeras y luego con otros árboles. Se me ocurrió preguntarle a Laman si los dragones habían atacado alguna vez a alguien, y nos contó que 2 meses antes uno pequeño, de los que viven en los árboles, había saltado sobre uno de sus compañeros y le había mordido. El guía tuvo que ser evacuado de urgencia inmediatamente, y pasó 2 meses en un hospital de Bali recuperándose. Los dragones son muy peligrosos porque en su boca tienen bacterias muy tóxicas, que producen septicemia. Así, a veces muerden a sus presas y luego esperan a que mueran de la infección, que se extiende muy rápido por el cuerpo. Además, pueden derribar a sus presas con su cola, que es muy fuerte, y sus zarpas producen heridas terribles.


Palmeras en la parte más alta del recorrido


Durante la caminata pudimos ver también grandes avisperos

Cuando Laman nos contó eso le pregunté si alguna vez habían matado a alguien, y nos dijo que en Komodo hace unos años habían atacado a un niño de 9 años. Se lanzaron sobre él y cuando consiguieron apartarlos se habían comido la carne de los huesos del tronco y el niño estaba muerto. También, en 2005, habían mordido a otro niño, que no consiguió recuperarse de las heridas. Bastante antes, en 1992, un suizo desapareció en Komodo y no encontraron ni rastro de su cuerpo; sólo pudieron hallar su bolso y su cámara. Tras estas inquietantes historias, cada dragón que vemos nos da un poco de mal rollo, sobre todo al estar tan camuflados. La posibilidad de que haya algunos de los pequeños en los árboles no resulta tampoco muy alentadora ahhh Da un poco de miedo quedarse atrás, aunque a esa hora con el calor aplastante que hace estén bastante inactivos.

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...


Última edición por Nymeria el Jue 25 Ago 2011 - 15:13, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Jue 25 Ago 2011 - 15:12

Día 17 de agosto de 2010. Labuanbajo-Rinca-Pulau Bidadari (2ª parte)

Al poco rato encontramos un diente en el suelo; Laman nos explica que cuando los dragones son viejos se les caen los dientes y ya no pueden cazar monos ni otros animales, de modo que acaban muriendo de hambre. Nos cuenta también que él había nacido en Rinca, y que a veces era muy difícil vivir allí, pues en ocasiones los dragones iban al pueblo, con el consiguiente peligro. Como tienen un olfato potentísimo, a veces detectaban cadáveres en las tumbas y los desenterraban para comérselos, pero ahora se hacen tumbas más reforzadas, con piedras por encima, para evitarlo.

Los dragones de Rinca cazan todo tipo de animales: insectos, lagartijas, pájaros y, sobre todo (esto sólo los adultos) monos, búfalos y ciervos. Durante el camino podemos ver muchos huesos y calaveras de animales a los que se habían comido, incluidos los restos de un búfalo, con los huesos aún un poco frescos, con el que se habían dado un festín unos cuantos dragones unos días antes.


Varios cráneos de animales devorados, depositados por alguien sobre un árbol


Un búfalo, en la parte alta de la isla

Pero no sólo hay lagartos gigantes en la isla; además hay 3 especies de serpientes muy venenosas (a las que por suerte no vemos), y observamos a pequeños lagartos, búfalos, monos (bastantes) y megápodos, unos pájaros parecidos a gallinas de Guinea marrones, que van siempre en parejas.

Cuando llegamos al punto más lejano del recorrido, tras haber visto muchos dragones, nos encontramos una escena dramática e impresionante: un búfalo, que parecía un poco aturdido, se bañaba en un río de agua oscura, mientras un dragón con las patas y la cola mojadas le acechaba desde la orilla. Laman nos dijo que lo más probable es que el dragón le hubiese mordido ya, y estuviera esperando ahora pacientemente a que el búfalo muriera para poder comérselo. Me dio mucha lástima el búfalo, pobrecillo... sad


Dragón acechando a su presa


Ahí se ve a los dos...

A partir de ahí comenzamos el camino de regreso, y pasadas unas 2 horas desde el comienzo llegamos de nuevo al Centro de Visitantes, donde nos despedimos de Laman y Maribel, Iván y Migui se toman una cerveza en el bar mientras comentamos nuestras impresiones tras el trekking. Nos ha parecido muy interesante a todos, y estamos de acuerdo en que ha sido mucho mejor hacer el trekking de 2 horas, con el de 1 no se llega muy lejos.


De regreso por el lecho del río seco


Otro dragón pequeño

Después volvemos caminando hasta el muelle; el dragón que estaba antes cerca del embarcadero se ha despertado, y es enorme. En un momento dado, aplana su cuerpo pegándolo al suelo, quizá para camuflarse más. Es impresionante.

Como único punto negativo en relación con Rinca, se ve algo de basura en la orilla, aunque muchísima menos que en Flores (y la isla en general está muy limpia, tan sólo se ven desperdicios a orillas del mar). Por lo demás, confirmamos lo que dice alguna gente, que es muy interesante visitarla por la gran cantidad de fauna que se ve (en Komodo, al parecer, hay bastante gente que no consigue ver ningún dragón).

Después dejamos Rinca. En el agua veo nadando un pez aguja (banded pipefish), con rayas blancas y oscuras y cola roja, muy chulo. También se ven muy bien las raíces de los manglares, al estar algo baja la marea. Luego nos vamos alejando de la costa, rumbo a Pulau Bidadari. El trayecto nos lleva algo más de una hora, y de camino vemos un delfín nadando cerca del barco, precioso. Aprovechamos para comer unas galletas y relajarnos en el barco, disfrutando del paisaje.


El delfín!




Pulau Bidadari desde el mar

Ya en Pulau Bidadari bajamos del barco y vamos a hacer snorkel, tras echarnos mucho protector solar. Vi que mis quemaduras de Riung empezaban a pelar, tenía la piel un poco delicada. La isla era chulísima, pero en el agua había muchísimo coral muerto, daba mucha lástima. Estuvimos haciendo snorkel un buen rato, aunque la corriente era bastante fuerte. En la zona más profunda se veían bancos de peces plateados con rayas, parecidos a sargos; en donde abundaba más el coral, en aguas menos profundas, vimos muchos peces payaso que se escondían en su anémona, y muchos peces amarillos que se quedaban quietos en el coral.


La playa era preciosa...


Peces payaso

En general había bastantes peces y se veía mucha vida, aunque el coral no parecía muy sano. Vimos algunas cosas curiosas, como un pez al que otros más grandes mordían, y aún así seguía comiendo como si nada; y otro pez que para escapar se ponía de lado. Curiosamente aquí no había estrellas de mar. Vimos peces limpiadores de fondo, y erizos que se camuflaban entre el coral. Maribel e Iván nos dijeron que habían visto un calamar, pero nosotros no vimos nada parecido sad


El paisaje desde el agua


Fondo marino en Pulau Bidadari

Al final acabamos saliendo pronto. Mis aletas eran malas y el tubo no me iba muy bien, y Migui iba sin aletas porque le hacían daño. La corriente era muy fuerte y apenas te movías, así que decidimos ir a descansar. Estuvimos un ratito fuera y luego volvimos al agua, pero esta vez estuvimos poco tiempo, con la corriente no conseguíamos nadar bien y salimos.

Poco después vimos un barco enorme atracando justo sobre la zona de coral, y destrozando todo con el ancla; los muy asquerosos la arrastraron por el fondo! mysmilie_121 Era un barco bastante chulo, debía costar mucha pasta alquilarlo. Se cargó el coral para que los pijillos que iban dentro pudieran bajar casi en la orilla y nadar un poco por allí, sin preocuparles lo más mínimo estar destrozando algo que tardaría muchos años en recuperarse (si es que algún día se recupera, claro está sad).


El barco chungo

Un rato más tarde volvimos al barco para iniciar el regreso. La tripulación levantó el ancla e intentó poner el barco en marcha, pero el motor no encendía. Al final tuvimos que pedir ayuda a un pequeño pesquero para que nos remolcara, y volvimos muy despacio a Labuanbajo en nuestro barco con sillas de playa, averiado, del que 2 marineros tenían que ir achicando agua continuamente.


Menos mal que pasaba ese pesquero por allí!


Achicando agua

Lo único positivo es que así, al regresar muy lentamente, pudimos contemplar una puesta de sol preciosa sobre las islitas de la costa de Labuanbajo icon_liebhab


Puesta de sol





Cuando llegamos al puerto, ya de noche, fuimos un momento a cambiarnos y dejar las cosas de playa, y después quedamos con Maribel e Iván para cenar en el Gardena. Yo pedí gambas con champiñones y arroz que estaban muy buenas, pero las de Maribel estaban mejor aún, en salsa de ajo. Migui pidió un plato de pasta que al final no había, luego otro que al rato resultó que tampoco había, y por fin uno con salsa marinera que al parecer no estaba mal. El servicio del Gardena, como es habitual en la isla, era pésimo. Tardaron una eternidad en servirnos, pasaban bastante de nosotros, y trajeron unos platos como media hora más tarde que otros, con una descoordinación y desidia totales.


Gambas con champiñones del Gardena, bastante ricas

Estuvimos cenando los 4, hablando y de risas, hasta una hora un poco tardía para ser Flores. Cuando salimos no había ni un alma por la calle. Luego nos despedimos de Maribel e Iván, que se iban en bus a Bajawa al día siguiente, y nos fuimos a dormir pasadas las 11 de la noche.



Creo que he vuelto a pasarme un poco con las fotos...

Pronto, el siguiente capítulo Icon Wink: Labuanbajo

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Lun 29 Ago 2011 - 15:03

Aquí tenéis el siguiente capítulo:

Día 18 de agosto de 2010. Labuanbajo

Nos sonó la alarma del móvil a las 6, pero bastante rato antes nos habíamos despertado ya con los gritos llamando a la oración desde una mezquita cercana que parecía empeñada en torturar a la población local (duró muchísimo la dichosa llamada al rezo) y no habíamos descansado muy bien, de modo que nos quedamos un rato más durmiendo. A eso de las 8 nos levantamos por fin y, cuando quisimos ir a ducharnos, recordamos que no había ducha! Como opciones había el mandi, que consistía en tirarse pequeños cubos de agua por encima; o bien el chorrito de limpiarse después de ir al baño. Al final optamos por el segundo: aunque se hacía muy raro, el chorro era uniforme y nos pareció lo más rápido; al final pudimos “ducharnos” bastante bien así shower

Cuando por fin estuvimos listos salimos, y fuimos primero a la agencia Perama para intentar conseguir los vuelos a Borneo. El día anterior nos habían dicho con seguridad que sí nos los podían conseguir, pero que volviéramos mañana. Cuando nos atienden, ahora van y nos dicen que no, que esos vuelos no los pueden conseguir! qué servicio, madre mía! confused En fin. Ya un poco rayados, preguntamos entonces si se podía volar de Manado a Banjarmasin. Lo miraron y nos dijeron que no, no había vuelo directo, había que hacer escala en Jakarta (más de 1 millón cada uno) o en Surabaya (día 2 de septiembre). Lo pensamos un momento y luego decidimos no comprarlos y esperar a Manado. Lo malo es que habíamos perdido media mañana para no resolver nada...


Labuanbajo

Después fuimos a comer a The Corner. Pedimos 2 platos de mie goreng seafood, y una vez más el servicio fue lamentable. Tardaron casi 1 hora en servirnos, y el plato de Migui lo veíamos ya listo para traerlo, cuando yo ya tenía el mío, pero aún así le tardaron aún 15 minutos más (obviamente, había enfriado bastante). Increíble, habiendo pedido ambos el mismo plato Shocked Mientras nos comíamos los platos ya templados escuchamos música en la calle, y al asomarnos vimos que debajo había una fiesta por el día de la Independencia. Era muy curioso, mazo bizarro; ponían todo el rato 4 canciones, que se repetían (el Waka waka, una de lady Gaga, una de Katy Perry y otra que no identificamos, tan chunga como las anteriores); cuando acababan las 4 esperaban un poquito y las volvían a poner. Al principio tenían allí una especie de trofeos, y luego comenzó el desfile más extraño que hayamos visto nunca. Pasaron un montón de coches disfrazados: había camiones, furgonetas y hasta una especie de tractor-grúa, todos adornados y con gente encima. Y esa gente era de lo más peculiar: unos iban súper arreglados, otros vestidos de marineros, otros con caretas de mono, y hasta uno con gafas y tubo en medio de los marineros! scuba Entre los “coches disfrazados” más curiosos, había uno con un dragón de Komodo de papel, y otro con 2 pájaros enormes. El desfile era mogollón de freak, flipamos mucho. Lástima que no hiciéramos fotos…


The Corner

Cuando terminó el desfile ya habíamos terminado de comer, así que tras pagar (75.000 los dos) pasamos un momento por el hotel. Al ir hacia allí nos encontramos con uno de los guías de Bajawa, que supuestamente quería llevarnos al aeropuerto al día siguiente después de recoger a sus clientes (de nuevo la mafia de la isla en acción, intentando sacar provecho a toda costa). Pasamos un poco de él, aunque al final nos dijo igualmente que vendría a buscarnos (cosa que, obviamente, esperábamos que no hiciera). Tras ir un momentito a la habitación, salimos de nuevo para ir a un supermercado en el que encontramos, entre otras cosas, batido de chocolate (se echaba de menos!) y un diccionario inglés-indonesio a muy buen precio (menos de 2 € y medio). Luego, como Migui necesitaba comprar tiritas, fuimos a una farmacia, y también allí nos intentaron timar, nos pedían 1.000 rupias por tirita! Allí se las dejamos, hartos ya de Flores y la mentalidad pirata de su población (días después las compraríamos por fin en Rantepao, más o menos por la cuarta parte de ese precio).


Por si los gritos llamando a la oración no te guían hasta una, hay señales para mezquitas...


Mezquita

Después del intento de sablazo fuimos a dar una vuelta por el pueblo buscando un sitio para llamar por teléfono. Paralela a una de las calles principales corría el canal de una cloaca, llenando el aire de un olor pestilente. Vimos incluso ratas, antes de cruzar al otro lado para escapar un poco de aquel aire fétido. Nos recorrimos un montón de wartels, pero ninguno de ellos servía. Para llamadas interlocales, y ya no digamos interprovinciales o internacionales, había que ir a un Telkom, y el único que había quedaba en el quinto pino colina arriba, así que desistimos. Aunque no encontramos un lugar desde el que llamar, durante el paseo llegamos a una mezquita, un muelle destartaladísimo y un mercado de pescado fresco y seco. Entramos en el mercado para curiosear un poco; había muchas especies distintas, aunque nos daban un poco de pena los pececillos. A pesar de que el pescado parecía muy bueno, sobre él revoloteaban todas las moscas que no se ven en el resto de la ciudad, y los pescaderos se afanaban con una especie de abanicos para espantarlas.


El muelle hecho trizas, con una parte derrumbada


Pescaderos abanicando sus productos


Pescado seco


Pescado fresco

Tras la visita al mercado nos acercamos paseando al puerto para ver cómo se ponía el sol. En el muelle había muchos musulmanes, todos ellos súper pendientes del sol para poder comer en cuanto desapareciera en el horizonte. Varias personas vinieron a preguntarnos si buscábamos un barco para el día siguiente (es más barato contratarlo allí directamente, te ahorrar intermediarios y puedes regatear) mientras paseábamos por el muelle. Les dijimos que no y seguimos nuestro camino.


Cuando salimos del mercado empezaba a caer la tarde


Desde el puerto Labuanbajo hasta parece bonito


Los barcos que van a Rinca

Vimos que, por desgracia, en el agua había bastante basura, aunque se veían algunos pececillos despistados nadando por allí, y cangrejos en las rocas. Poco después se puso el sol sobre la bahía de Labuanbajo y todos los musulmanes hambrientos desaparecieron, ávidos de comida.


Un cangrejo en las rocas en las que había basura


Puesta de sol



Desde el puerto fuimos caminando a internet (bastante barato, nos costó 8.000 por los 2), donde aprovechamos para escribir a casa y dar señales de vida. Estuvimos allí una hora, y luego decidimos ir a cenar. Como en el Gardena y el Corner el servicio era tan malo optamos por el Lounge, un sitio pijo pseudo-balinés o algo parecido, con la música demasiado alta y un ambiente un tanto moderno poperillo. El restaurante resultó ser carísimo; comimos pizza y calamares, pero los platos no eran nada abundantes y tuvimos que pedir unos crepes de chocolate para no quedarnos con hambre. Lo único bueno, una gatiña pequeña que vino junto a mi silla, y con la que compartí un poquito de mis calamares. Al final pagamos una barbaridad (185.800), más del triple que otros días por cenar en un sitio con un servicio también pésimo y cuya única diferencia con los otros dos es que era más pijo, y que las camareras estaban un poco menos atoradas.


Los calamares; eran caros y el plato escaso, pero al menos estaban buenos


EL Lounge

Después de cenar, cansados, nos fuimos a dormir. Al llegar, tocaba tortura china: con motivo del Ramadán estaban cantando a grito pelado desde un minarete cercano, era horrible… pero por suerte al rato se callaron y pudimos descansar, menos mal! al día siguiente, por fin, dejaríamos Flores icon_megagrin


Próximo capítulo: Labuanbajo-Denpasar-Surabaya-Makassar (o lo que es igual, tener que pillar 3 vuelos para llegar a la ciudad que está justo enfrente en el mapa)

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Migui
Ciudadano del mundo
Ciudadano del mundo


Cantidad de envíos : 307
Edad : 32
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 04/04/2009

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Mar 30 Ago 2011 - 22:44

Y por fin dejamos Flores! sinceramente, creo que no volveria a ir en temporada alta ni aunque me pagasen... espero que en temporada baja, la relacion calidad-precio mejore porque si no jodidos vamos!


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nymeria
Es hora de volver a casa?
Es hora de volver a casa?


Cantidad de envíos : 4110
Edad : 38
Localización : Santiago de Compostela
Fecha de inscripción : 28/09/2008

MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Lun 5 Sep 2011 - 15:20

Aquí tenéis un nuevo capítulo, el del glorioso día en que al fin abandonamos Flores icon_megagrin

Día 19 de agosto de 2010. Labuanbajo-Denpasar-Surabaya-Makassar-bus nocturno a Rantepao

Nos despertamos a las 5, de nuevo amenizados por la estridente llamada a la oración de la mezquita cercana, qué gente más brasas! Poco antes de las 6 Migui fue a pedir el desayuno, que nos pusieron al cabo de unos minutos en una mesita fuera de la habitación. Eran un par de tostadas en plan bocata de mermelada y mantequilla, un té y un café. Salí afuera a tomarlo, pero había tantísimos mosquitos que me acabé rayando y dejé más de la mitad del té; había muchísimos, y al final te preocupabas más de intentar espantarlos que de tomarte el desayuno Mosquitos

A las 6:15 cogimos nuestras cosas y pedimos en el hotel que nos parasen un bemo para ir al aeropuerto (en indonesio es bandara, puede ser útil saberlo). La verdad es que la gente del Bajo Hotel era majísima, de lo mejor que encontramos en la isla con diferencia. Los chicos del bemo que nos pararon también eran muy majos y amables, nos ayudaron a meter las mochilas dentro y a colocarlas bien. El bemo nos costó 20.000 en total (eran 10.000 por persona), y no nos llevó mucho tiempo llegar. Una vez allí, aquello estaba bastante desierto, ni siquiera habían montado las tiendas. Vamos, que habíamos llegado casi a poner el aeropuerto, demasiado temprano (el vuelo salía a las 8:30, y quisimos llegar con tiempo suficiente por si había colas... pero nos pasamos!). Estuvimos esperando un rato fuera, hablando con un chico de Bilbao, y después entramos a facturar por fin.


El bemo


Aeropuerto de "Komodo" (realmente es el de Labuanbajo)


El aeropuerto y su "enorme" pista

Cuando enseñamos nuestros billetes en el mostrador de Wings Air surgió un nuevo problemilla. Allí todo el mundo iba a Bali o a Java, y no conseguían encontrar las pegatinas que tenían que poner a las mochilas para identificar Makassar como nuestro aeropuerto de destino ops Viendo cómo funciona todo en Indonesia, veíamos peligrar seriamente que nuestras cosas llegasen a destino tras pasar por otras 2 islas; por suerte, tras un rato buscando encontraron las dichosas pegatinas y las colocaron al equipaje. Luego nos dieron ya las 3 tarjetas de embarque que necesitaríamos cada uno.

Después de facturar salimos un rato a tomar el aire para hacer tiempo, faltaba aún una hora y media para la salida de nuestro vuelo. Como es la mínima expresión de lo que puede ser un aeropuerto, pequeñísimo, poco se podía hacer. En el exterior habían empezado a montar un par de tiendas cuando habíamos entrado, y echamos un vistazo. Preguntamos por curiosidad cuánto costaba una figurita en madera de un dragón de Komodo, y nos dicen que 70.000, madre mía! al final el hombre nos bajó a 50.000 sin decirle nada, pero no la compramos, seguía siendo bastante caro y no estábamos muy interesados.

A continuación volvimos a entrar, pagamos las tasas de aeropuerto (20.000 por persona) y pasamos los controles. Los retrasos largos y cancelaciones son muy frecuentes en los vuelos que tienen como origen o destino la isla de Flores, y como estábamos teniendo bastante mala suerte desde que habíamos aterrizado en Maumere nos rayamos un poco cuando vimos que el embarque se retrasaba… pero por una vez fuimos afortunados, y finalmente el vuelo a Denpasar se retrasó sólo media hora. Cuando fuimos a embarcar vimos algo bastante curioso y no menos inquietante: aparte de que habían puesto una piedra como freno al avión, de debajo del fuselaje goteaba un líquido que no llegamos a saber lo que era. Pero no molaba nada... icon_verlegen


Mal rollito...

Cuando al fin despegamos pensé “ahí os quedáis, pandilla de piratas!”. La verdad es que estábamos bastante contentos de salir de aquella isla, pues aunque es preciosa también vivimos momentos realmente desagradables en ella. Después del despegue estuvimos curioseando entre las revistas que ponían, y entonces vimos algo muy bizarro y que daba bastante mal rollo… Un tríptico con oraciones correspondientes a varias religiones diferentes, en indonesio e inglés, que cuando nos fijamos resultaron ser plegarias a los dioses para que el vuelo fuera seguro y llegásemos bien, sin sufrir peligros. Madre mía! ahhh


Con esto ya terminamos de flipar...


Había oraciones para unas cuantas religiones distintas

Al ir hacia Denpasar volvimos a sobrevolar las mismas islas, aunque esta vez estaba más nublado y se veía poco allá abajo. Lo que sí pudimos contemplar, al pasar sobre Lombok, fue el Gunung Rinjani con su hermoso lago azulado, impresionante! Y, poco después, las islas Gili, preciosas allá abajo... Al rato, por fin, llegamos, sobre las 10 de la mañana. Nos había dado la impresión de que el piloto no era muy bueno por un par de detalles, y luego aterrizamos también bastante bruscamente. Igual es por los pilotos que contratan por lo que te ponen el folleto ese para rogar a los dioses que no te pase nada…


Un volcán en Sumbawa


El Gunung Rinjani y su lago




Islas Gili

Una vez desembarcamos fue todo muy cómodo (es lo único que deben tener más o menos bien organizado en el país, lo de los pasajeros en tránsito). Tuvimos que enseñar la tarjeta de embarque anterior, con las tasas, y pudimos pasar sin problemas, sin tener que pagar más tasas en Bali (ni tampoco en Surabaya, más tarde). Eso sí, si vas en tránsito tienes que conservar todas las tarjetas de embarque y enseñarlas, a veces te piden también hasta la del primer vuelo cuando vas a pillar ya el último.

El aeropuerto de Bali era curioso, la verdad. Siendo un destino tan turístico no era muy grande, y estaba más o menos dividido funcionalmente en dos zonas claramente diferenciadas: una, cercana a las puertas de las que salían los vuelos que más típicamente cogían los occidentales, con cosas dirigidas a ese segmento del mercado. Y la otra, dirigida a indonesios. Lo extraño es que había unas cuantas tiendas que estaban duplicadas; nosotros habíamos echado el ojo previamente en Surabaya, al ir hacia Flores, a una guía de peces del Sudeste Asiático que nos pareció muy completa. Pues bien, aquí había dos librerías Periplus, y aún siendo de la misma cadena el libro costaba en la librería de la parte “indonesia” 75.000 rupias menos que en la de la parte “occidental”. Casi 7 € de diferencia, casi nada! Al final, obviamente, lo compramos en la más barata; nos costó 275.000 rupias, lo que ya era bastante, pero el libro ha resultado valer mucho la pena, así que fue una buena compra. Y por cierto, esa librería fue hasta el momento el único sitio en el que no nos aplicaron recargo por pagar con visa.

Después de comprar el libro fuimos a comer a un pequeño restaurante y pedimos 2 platos de nasi goreng. Allí tampoco eran especialmente agradables y la comida no era muy abundante, pero al menos estaba buena. Cuando terminamos intentamos conectarnos a internet en uno de los ordenadores gratuitos, pero iba bastante mal y desistimos. Luego compramos unas Lays y un Kitkat, y estuvimos haciendo el tiempo por allí hasta que salió nuestro vuelo a las 13:20. Se nos hizo bastante larga la espera.


Nasi goreng con krupuk

El vuelo a Surabaya fue más corto que el anterior, y se nos pasó bastante rápido. Una vez allí cambió la cosa. Teníamos 4 horas de escala y nos recorrimos un par de veces el aeropuerto, pero aparte de una librería y algunas tiendas y restaurantes tampoco había mucho que hacer allí. Al final, como volvíamos a tener algo de hambre, compramos una caja de Dunkin Donuts y nos fuimos a descansar a una zona de asientos. En un bar también compramos unas Lays, les pedimos el cambio en monedas para tenerlas de recuerdo y nos regalaron varias. Qué diferencia con Flores! Icon Smile


Había gente comprando pescado seco en este puesto, nada apetitoso...


Los Dunkin Donuts serían una verdadera salvación en este viaje


Instrucciones en el baño

La espera se nos hizo un poco interminable, y lo peor vino cuando anunciaron el retraso de nuestro vuelo. Al principio no sabíamos cuánto sería y nos rayamos un poco, porque el último bus a Rantepao salía a las 22:00 y en teoría deberíamos haber llegado a Makassar a las 19:40. Como se retrasase bastante, entre coger las cosas e ir a la estación lo íbamos a tener muy chungo para llegar a tiempo para el autobús.

Por fin, anunciaron nuestro vuelo; saldríamos a las 18:15. Al final se había retrasado una hora, lo que nos dejaba con el tiempo justo pero aún con un margen mínimo para pillar el bus si no había más contratiempos. Aterrizamos en Makassar (también conocida como Ujung Pandang) a las 20:35 y fuimos corriendo a la cinta de equipajes, a ver si salían pronto las mochilas para pirarnos lo antes posible. Al rato empezó a girar y comenzaron a salir decenas de cajas. Casi no había maletas, la gente llevaba sus cosas en cajas y, curiosamente, a veces si llevaban maleta la metían también en una caja. Algunas estaban rotas y se veía que dentro había patatas, cosas de la huerta, etc. Bastante curioso. Tras un rato de espera, empezamos a agobiarnos un poco porque nuestras mochilas no salían; al final quedamos sólo nosotros 2 esperando, y nos temimos lo peor. Pero entonces se nos ocurrió echar un vistazo por allí por si acaso, y las vimos! Habían salido por otra cinta que no correspondía a nuestro vuelo, sino a Denpasar, y las tenían los de seguridad del aeropuerto. Menos mal!! Icon Wink


Al fin llegamos a Makassar!!

Habíamos perdido mucho tiempo y ya íbamos justísimos, así que cogimos un taxi de prepago a la terminal Daya (65.000 rupias). Al llegar, en el cartel de la estación ponía terminal Metro, pero el taxista nos dijo que de allí salían los buses a Rantepao y parecía muy seguro, así que nos bajamos. Estaba prácticamente todo cerrado, y el ambiente no era muy acogedor precisamente. Le preguntamos a un chico, y nos llevó por unos pasillos oscuros con todas las taquillas cerradas (entre ellas las de Litha Bus y Bintang Prima, las dos compañías de bus que sabíamos que iban a Tana Toraja) hasta que llegamos a la única abierta. Hubo suerte, por una vez, y allí se podían comprar también los billetes: nos vendieron los dos últimos que quedaban para el Bintang Prima, un bus con aire acondicionado y suspensión (95.000 rupias cada uno).

El autobús aún no estaba allí, de modo que nos sentamos en unos asientos a esperar, justo frente a los andenes. El ambiente era muy sórdido. En los pasillos donde estaban las taquillas había algunas personas con sus hijos sucios, preparándose para pasar la noche (yo creo que vivían -o malvivían- allí); alrededor de nosotros había alguna gente con pinta de vagabundos y/o quinquis. Algunos al principio nos miraban, luego ya pasaban más. Saqué el último donut que nos quedaba y me lo comí. Al poco vimos que alguna de la gente que teníamos alrededor era amable, nos sonreían en plan buen rollo. Unos chicos sacaron una guitarra y empezaron a cantar en indonesio. Había un gatito cerca de nosotros, y le estaba mirando cuando de repente aparecieron un montón de cabras sueltas, corriendo por la terminal adelante, los andenes, etc. Fue una situación mazo pintoresca, los dos sentados allí, con la gente alrededor, el ambiente extraño, los de la guitarra, el gato y las cabras corriendo de aquí para allá. Estábamos flipados, creo que fue de los momentos más bizarros de mi vida confused

Al final el autobús se retrasó un buen rato, y llegó cuando yo ya estaba preocupada. Dejamos las mochilas abajo y ocupamos nuestros asientos, que al ser los 2 últimos son también los peores de todo el bus, atrás de todo (lo que impide reclinarlos). Aún así estaban bastante bien, tenían apoyapiés y una especie de cojín. Nos acomodamos lo mejor que pudimos para intentar dormir, y en nada el bus se puso en marcha.

La noche de viaje se hizo un poco dura por los botes que pegaba el bus en los baches de la carretera, pero más o menos fuimos descansando. De hecho, si nos hubieran tocado unos asientos mejores, que se pudieran reclinar, seguramente habríamos podido dormir bastante bien. Hubo un momento en que el bus paró en medio del trayecto, creemos que para arreglar algo, y estuvimos así una hora. Yo por suerte iba bastante frita y apenas me enteré de las reparaciones. Después hizo dos paradas más para que la gente bajara a descansar, y por fin llegamos sobre las 8 de la mañana a Rantepao.


En breve, el primer día en Tana Toraja, con funeral incluído: Rantepao y zona sur de Tana Toraja

_________________
Una flor con una margarita en la cabeza xDDD

留得青山在,不怕没柴烧. 我主宰自己的命运...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://spaces.msn.com/lolyvilloch
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo   Hoy a las 5:59

Volver arriba Ir abajo
 
Indonesia 2010: un viaje por Java, Flores, Sulawesi y Borneo
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Adquisiciones expoterraria 2010
» Mi viaje a Tenerife
» SALON ANIMALADDA 2010 - 19-21N
» 1ª KDD MUNDO CONEJO. 15 de mayo de 2010
» Guía de las islas Azores (Portugal)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Mochileros :: Cuadernos de viajes :: Bitácoras del mundo-
Cambiar a: